presentada por
Menú
A lo Horst-Hrubesch

Müller marca emulando al gran rematador

Thomas Müller ya hizo un gran partido en Stuttgart. Dos asistencias pero ningún gol. Un par de días antes, en Hamburgo, el máximo goleador del pasado mundial, tampoco tuvo suerte de cara a puerta pese a haber disfrutado de varias ocasiones. Este sábado rompió la racha negativa: Müller marcó el 0:2 ante el 1. FC Kaiserslautern, tras más de 20h sin haber visto puerta (1162 minutos). “Me he sentido bien”, comentó el internacional alemán.

Pero estaba claro que el gol llegaría pronto, por dos motivos. Uno por el estado de forma que estaba mostrando Müller en sus últimas actuaciones. También por el apoyo familiar recibido por el canterano muniqués. Su hermano Simon, que en actualmente realiza una práctica en el FC Bayern, estaba convencido tal como indicó el vierneswar sich bereits am Freitag vor der Partie sicher: “Mañana será, Thomas marcará uno.” Y la intuición de Simon se cumplió.

Un día después Thomas cabeceó perfectamente, tal como hacía Horst-Hrubesch, un saque de falta botado por Kroos. “Me ha sorprendido haber saltado tanto e haberme impuesto ante tres rivales”, reconoció Müller tras su 30° tanto y añadió: “A esa altura no había estado nunca antes.”

Sus compañeros de equipo no dudaron en reconocer el gran salto de Müller. “Un gol grandioso”, resaltó Mario Gomez, “primero pensé que se había roto todo – pero Müller es así: se levantó riéndose.” Müller acababa de saltar por encima de tres defensas del 1. FC Kaiserslautern y el guardameta Kevin Trapp. “¡Me quito el sombrero!”, declaró Gomez, mientras que el capitán Philipp Lahm subrayó: “Me ha asombrado.”

Importa el equipo

Müller llevaba sin marcar desde el 24 de septiembre de 2011 (3:0 ante el Leverkusen), la prensa contaba cada semana los minutos. Algo que no le importaba al jugador de 22 años. “No le he prestado especial atención”, afirmó Müller. Para él, lo importante es “que aporté mi granito de arena a nuestro juego.”