presentada por
Menú
Cuartos de final

Al Bayern le espera una 'gran lucha'

Esta mañana hubo huelga del personal de tierra del aeropuerto de Múnich, algo que afectó a muchos vuelos como los que se dirigían a Madrid o Milán por ejemplo. Sin embargo, el de Marsella despegó sin problemas y el FC Bayern ha superado ya el primero de los obstáculos que les esperarán en los cuartos de final de la Champions League ante el Olympique de Marsella (miércoles, a las 20.45h en el ticker en directo y en la radio online).

“No habría sido divertido haber tenido al equipo aquí dos horas sentado en el aeropuerto”, indicó el directivo del Bayern Karl-Heinz Rummenigge. Afortunadamente para el capitán Philipp Lahm y sus compañeros no fue así. El vuelo charter de Lufthansa despegó con los 188 componentes de la expedición del Bayern a las 11.14h y puso rumbo al sur de Francia. Allí se disputará este miércoles el primero del doble enfrentamiento entre el FC Bayern y el Olympique de Marsella.

El ambiente en las filas del FC Bayern era optimista aunque también precavido. La prensa habla ya de una posible semifinal en la Champions League ante el Real Madrid. Pero ahí reside el peligro. “Eso no me gusta. Será muy complicado ante el Marsella”, subrayó Arjen Robben. Rummenigge quiere que el equipo actúe “altamente concentrado y con todo el respeto”. Infravalorar al Marsella, 9° clasificado en la liga francesa, sería “un gran error”. “No somos tan arrogantes como para pensar que será un paseo.”

No son el Real o el Barcelona, pero sí peligrosos

El técnico Jupp Heynckes estuvo estudiando al Olympique de Marsella este lunes. Su análisis: “Muy positivo. Juegan un fútbol muy emocional en casa y están muy concentrados. Será una gran lucha.” El Marsella es especialmente fuerte en el aspecto físico, aunque también cuenta con “excelentes futbolistas” en sus filas. Mario Gomez comentó al respecto: “El Marsella no tiene el nombre del Madrid o del Barcelona, pero también tiene mucha calidad.”

Respeto por un Olympique que no ha encajado más de un gol en casa en las dos últimas temporadas de la Champions League. El FC Bayern espera, pese a ello, poder dar un paso ya rumbo a las semifinales logrando un buen resultado mañana. “Nuestro objetivo es la próxima ronda”“, reconoció Rummenigge. Para el director deportivo del Bayern, Christian Nerlinger, “un empate sería una base sólida.”

El Bayern espera un “ambiente caldeado”

La clave para lograrlo podría ser repetir el gran rendimiento mostrado en las últimas semanas, tal como destacó Rummenigge: “¡Eso estuvo muy bien! Tenemos que continuar así y marcar un gol fuera de casa.” El extremo del Bayern, Robben, pidió a sus compañeros estar de lleno “desde el primer minuto”. Pues espera “un ambiente muy caldeado”. 40.000 fieles llenarán las gradas de un Stade Vélodrome que está siendo renovado con vistas a la Eurocopa 2016.

“Parecido a Nápoles”, así describió el ambiente en Marsella Daniel van Buyten, quien no podrá medirse a su ex equipo debido a una lesión. El técnico del Marsella, Didier Deschamps, también conoce la importancia de la grada: “Deseo un ambiente caldeado. Eso nos puede ayudar.” Lógicamente el equipo también tendrá que jugar de una manera distinta a la mostrada en los últimos compromisos, tal como indicó el propio entrenador galo.

Schweinsteiger ha viajado

Deschamps presenta dos sensibles bajas: el guardameta Steve Mandanda (acumulación de tarjetas) y el central Souleymane Diawara (lesión en el ligamento cruzado anterior), que no jugará en las próximas semanas.

Por su parte, el técnico del Bayern, Jupp Heynckes, se llevó a Marsella a toda la plantilla, a excepción de los lesionados Daniel Van Buyten y Breno. Bastian Schweinsteiger también ha viajado a la segunda ciudad más grande de Francia tras haber superado su irritación en el pie.

“Bastian no sufre molestias desde hace dos días y ha entrenado bien, hoy también participará en el último entrenamiento previo al partido”, afirmó Heynckes. Su convocatoria para el partido se decidirá poco antes del mismo. Pero da igual quien juegue, el objetivo es claro: superar el segundo y más importante obstáculo del viaje a Francia.