presentada por
Menú
Demasiadas oportunidades perdidas

Frustración y rabia

Faltaron siempre sólo un par de centímetros, sólo un par… David Alaba y Toni Kroos en el minuto 2, Arjen Robben en los minutos 15 y 58, Thomas Müller en el minuto 36, Mario Gómez en el minuto 40; a todos ellos el balón se les fue desviado –por centímetros- a la derecha, a la izquierda, o por arriba, en vez de terminar en la red del Leverkusen. La jornada 28 de la Bundesliga hubiera sido diferente si el balón hubiera entrado.

Pero como no fue así la tarde se convirtió en una “enorme decepción” (Heynckes), en una “frustración” (Robben), en una “amargura que duele mucho” (el capitán Lahm), tras el 0-2 en Leverkusen. “Fuera de casa las cosas no están marchando, allí cedemos constantemente puntos”, fue el balance luego de el cuarto partido como visitantes posterior a la pausa invernal en el que el Bayern no consigue encarrilar una victoria.

“Oportunidades para tres partidos”

Y la victoria, ante 30.210 espectadores presentes en el estadio BayArena, estuvo muy cerca. “Tuvimos oportunidades de anotar que normalmente alcanzan para tres partidos” contó Christian Nerlinger, y el entrenador Jupp Heynckes, especialmente en la primera parte, observó un “excelente juego” de su equipo, que sin embargo “no nos liberó de la cruz que cargamos desde hace semanas, la misma que tuvimos a cuestas en Basilea, Friburgo y Hamburgo: no concretamos las oportunidades de anotar”.

Leverkusen aprovechó esa situación con una mayor disposición de lucha, particularmente en el segundo tiempo, cuando obtuvo en dos contraataques dos goles, el primero de Stefan Kiessling (minuto 79), el segundo de Karim Bellarabi (minuto 90), que significaron la primera derrota del Bayern ante el Bayer desde agosto del 2004.

“Tuvimos mucha suerte” declaró el entrenador Robin Dutt de Leverkusen al evaluar las muchas opciones del rival de Múnich para marcar. “Esas oportunidades teníamos que concretarlas para que el partido se desarrollara diferente” se quejó Nerlinger; la decepción del Bayern fue aún mayor al conocer al final de la tarde que el Dortmund derrotó al Mainz 2-1, aumentando así la ventaja como líder sobre los muniqueses a siete puntos.

”Nos toca ocuparnos de nosotros mismos”

“Una enorme cantidad” como aprecia Heynckes, pese a que el título alemán “aún no se entrega”. Nerlinger opinó que pese a que el campeonato no se debe descartar, pues aún hay 30 puntos en juego, “ese no es el tema del que tenemos que ocuparnos”.

El desperdicio de las oportunidades de conseguir goles, y el balance como visitante, son las prioridades en la agenda del Bayern. “El título tenemos que olvidarlo por ahora, en estos momentos tenemos que ocuparnos de nosotros mismos” dijo Robben. Para ello se cuenta con una semana, entonces el Hoffenheim visita el Allianz Arena, el primero de cinco partidos en 15 días.