presentada por
Menú
Fallos, penaltis y sorpresa

Historias coperas ante el Gladbach

En la década de los 70 ambos conjuntos fueron los grandes rivales en la lucha por la liga. Entre 1969 y 1977 se repartieron los títulos: 4 para el FC Bayern y 5 para el Borussia Mönchengladbach. En copa, sin embargo, ambas escuadras se han enfrentado a partir de la década de los 80 y los duelos siempre han estado cargados de emoción. Las cuatro primeras eliminatorias se resolvieron en la prórroga o desde los once metros.

El FC Bayern se ha curzado en 5 ocasiones (6 partidos para ser exactos) con el Gladbach en el torneo copero - ¡y las cinco veces se impuso el equipo de Múnich! El filial del Bayern también logró imponerse en una eliminatoria. fcbayern.de les recuerda los momentos estelares de los enfrentamientos coperos entre ambos como previa para las semifinales del miércoles:

31 de mayo de 1984: final legendaria
El primer enfrentamiento copero entre los dos grandes rivales de los 70 fue en la final. Por primera vez en la historia de la copa alemana el campeón se decidió desde los once metros. El fallo de Lothar Matthäus, por aquel entonces en las filas del Gladbach, quedó en las retinas de los aficionados. El penalti no decidió la final, pero si marcó el partido.

Además, esa fue la última final que se disputó en el Waldstadion de Frankfurt, pues posteriormente se estableció como sede el Olympiastadion de Berlín. El Bayern llegó a la final como cuarto clasificado liguero y el Gladbach como tercero. Cinco días más tarde el Borussia perdió la liga por el goal-average.

La final se le puso de cara al Mönchengladbach de Jupp Heynckes con el tanto de Frank Mill, pero a pocos minutos del final Wolfgang Dremmler (82´) igualó la contienda. Durante la prórroga no hubo goles … la tanda de penaltis decidiría el campeón. Matthäus lanzó el primero y el esférico se marchó por encima del travesaño. Posteriormente el guardameta de Borussia, Ulrich Sude, detuvo el lanzamiento de Klaus Augenthaler. La final se decidió con el 15° y 16° penalti: Norbert Ringels estrelló el balón contra el palo y Michael Rummenigge transformó el decisivo penalti que dio al FC Bayern su 7° título copero.