presentada por
Menú
Goles, goles, goles

'Prometedora' actuación en Berlín

“Presionando, con mucha fuerza y una gran velocidad” – así describió Thomas Müller la tercera goleada del FC Bayern en una semana. El equipo muniqués venció ayer 0:6 (0:3) ante el Hertha BSC tras el 7:1 al TSG 1899 Hoffenheim y el 7:0 al FC Basilea de la Champions League. “Empezamos muy bien y marcamos 3 goles. Así reforzamos la seguridad”, comentó el central Jérôme Boateng una vez finalizado el encuentro en la capital alemana.

Como ante el Hoffenheim (5´) y el Basilea (10´), los hombres de Heynckes se adelantaron pronto (9´). Con dos goles más de Arjen Robben (12´/19´, de penalti) el duelo que se disputó ante los 74.240 espectadores que llenaron el Olympiastadion había quedado ya decidido en tan sólo 20 minutos. “Ha sido una actuación impresionante, el equipo ha jugado un fútbol espectacular sobre un terreno de juego en mal estado.”, reconoció Christian Nerlinger tras el pitido final.

El ex jugador del Bayern, Andreas Ottl, también destacó la importancia de los tres goles tempraneros. “Hoy fue una diferencia entre dos clases. Los goles tempraneros nos dieron la puntilla. Cuando uno en el minuto 15 o 20 vas 0:3, es muy difícil jugar ante un equipo tan poderoso.” Mario Gomez, con su 22° tanto liguero (50´, de penalti), Toni Kroos (51´) y de nuevo Robben (67´, de penalti) certificaron la victoria más holgada a domicilio de la temporada.

Pudo parecer fácil, pero Philipp Lahm dejó bien claro que tras la victoria se escondía un “duro trabajo”. “Cuando uno se marcha al descanso ganando 0:3 y luego marca dos más, al final fue un partido fácil. Pero primero hay que marcar los goles y eso no siempre fue así en el pasado”, recalcó el capitán. Lo que es cierto es que en los últimos partidos se ha visto “la calidad que tiene el equipo en ataque para poder imponernos a casi todos los rivales.”

Jupp Heynckes, que celebró desde el banquillo su partido 600 en la Bundesliga pese a la gripe, repitió por tercera vez consecutiva el mismo once. Y el equipo respondió una vez más con un rendimiento homogéneo y de alto nivel. “Eso nos da confianza y seguridad. Además se tiene también la suerte necesaria y el balón entra y no se sale”, aclaró Müller.

A ello hay que unirle el buen entendimiento dentro del vestuario, tal como quedó demostrado cuando Robben ofreció el lanzamiento del penalti a Gomez en el minuto 50. Nerlinger: “Es ejemplar la forma en la que el equipo se presenta como una unidad. Como celebran conjuntamente los goles, como actúan homogéneamente, eso es muy prometedor para el futuro.”

Buena ocasión para tomarse la revancha ante el Gladbach