presentada por
Menú
Último partido en casa

Bayern quiere vencer al Stuttgart

El Bayern ha regresado a la rutina, tres días después del “histórico logro” (Jupp Heynckes) de acceder a la final de la Champions League en Múnich, el equipo cumplirá con su último partido de local en la temporada de la Bundesliga recibiendo, como el año anterior, la visita del Stuttgart en el Allianz Arena.

“Luego de un acontecimiento como el del miércoles, es difícil regresar a la normalidad” explicó Heynckes las dificultades de recuperarse del cansancio físico y mental con miras al próximo partido. “Por supuesto que la locura del miércoles ha tenido su precio”, pero pese a los intensivos y exigentes 120 minutos, incluidos los cobros de penaltis, Heynckes no tiene “ningún temor de que no rendiremos de la forma adecuada”.

Con una victoria ante el Stuttgart, actualmente quinto en la clasificación, quiere Heynckes cerrar su buen balance como local en la segunda vuelta del campeonato, en el que en casa el Bayern ha cosechado 19 de 21 puntos posibles. Además, a la afición se le quiere ofrecer una despedida alegre, pues como dice el entrenador, “tenemos el deber ante nuestros espectadores de enfrentar el partido teniendo en mente el triunfo sobre un rival muy fuerte”.

Aún así hay que estar advertidos, el Stuttgart llega a Múnich invicto en los últimos 10 partidos. “Vienen en racha” expresa Heynckes, “y el equipo tiene ambiciones de confirmar su cupo para la Liga de Europa de la próxima temporada, por eso van a pararse con gran valentía”. El visitante es hasta ahora el club que más goles ha conseguido en esta segunda parte del torneo alemán.

Boateng en duda

Heynckes no quizo revelar con que formación enfrentará el partido, ya que prefiere esperar el último entrenamiento para poder establecer con qué jugadores cuenta, “cómo se sienten”. Una decisión, sin embargo, ya está tomada: Joerg Butt será el portero titular y de esta forma se despedirá del público de Múnich (ver historia)

En duda se encuentra la posibilidad de formar con Jerome Boateng, quien viene con problemas en la rodilla. “Si no se siente bien, no va a jugar” afirmó Heynckes, quien a la vez anunció que variará el once inicial que se vio en Madrid “en algunas posiciones, le ofreceré a uno que otro jugador la posibilidad de jugar pues quiero que todo el plantel se conserve en ritmo de competencia”.

Ninguna rotación extrema

De todas formas, una gran rotación como la que se vio en Bremen, no tendrá lugar contra Stuttgart: “quiero plantar un equipo que ofrezca garantías de victoria” dijo Heynckes. Una prueba sin Luiz Gustavo, David Alaba y Holger Badstuber, con miras a la final de la Champions League donde ellos no podrán jugar, no se realizará en las últimas dos jornadas de la Bundesliga; “yo no soy amigo de realizar demasiados cambios” fueron las palabras de Heynckes.

Mientras el Bayern definitivamente terminará la temporada en la segunda posición de la clasificación, para el Stuttgart este sábado hay muchas más cosas en juego. “Queremos sumar puntos, muchos puntos en las dos jornadas de cierre del campeonato, y estamos en condiciones de lograrlo, vamos a presentarnos muy compactos para frenar a las individualidades del Bayern” exigió el entrenador Bruno Labbadia.