presentada por
Menú
'Acechó, esperó, confió'

Gomez alcanza la docena

Esperó hasta el último segundo y entonces aceleró. “Simplemente hice lo que tiene que hacer un delantero y metí la pierna”, así resumió Mario Gomez la jugada que hizo estallar de júbilo al Allianz Arena en el minuto 90. Pase raso de Philipp Lahm al corazón del área y el goleador del FC Bayern apareció para materializar el 2:1 ante el Real Madrid. “Simplemente corrí hacia delante porque pensé que entraría. No sé con que parte del cuerpo lo metí.” Parece que fue con la rodilla.

El atacante de 26 años sumó ayer su 12° tanto en la Champions League. Una cifra que desde 1992 ha garantizado ser el máximo goleador de la competición, pues sólo lo han logrado dos jugadores: Ruud van Nistelrooy en 2003 con el Manchester United, Lionel Messi el año pasado con el FC Barcelona. En esta temporada la estrella argentina del Barcelona, que juega hoy ante el FC Chelsea en el otro duelo de semifinales, lleva ya 14 goles. Aunque el propio Gomez indicó que no está “loco” como para compararse con Messi.

El máximo goleador de la Bundesliga no dejó de correr ante el Madrid ayer martes. “En algunas ocasiones previas tuve mala suerte, podría o quizás tendría que haber marcado algún gol antes“, afirmó el delantero de orígen español y recordó la oportunidad desperdiciada en el 71, cuando envió el balón por encima del larguero estando sólo. “Cuando Sergio Ramos me dejó el balón en los pies estaba un poco desconcentrado porque había chocado antes con Thomas Müller.”

Pero Gomez nunca se rinde. “Creí hasta el final porque me sentía muy, muy bien. Aceché, esperé y confié hasta el último minuto y fui recompensado.” Jupp Heynckes destacó el rol de su delantero, quien suma ya 40 goles en 46 partidos. “Fue recompensado con el gol de la victoria. Para mí fue hoy, junto a Ribéry, el mejor jugador.”