presentada por
Menú
'Duele mucho'

Analizar, pasar página y centrarse

Algunos jugadores pasaron sin comentar nada, otros charlaron brevemente sobre los sucedido con los periodistas. En la boca de los profesionales del Bayern, las mismas palabras: decepción, abatimiento, frustación. Y todo ello acompañado por los ecos de las celebraciones de los componentes del Borussia de Dortmund en el Olympiastadion. “Duele mucho”, con esa claridad describió Arjen Robben el sentir del Bayern tras haber perdido la final copera con un claro 5:2 (3:1) ante el Borussia de Dortmund.

En la cena posterior celebrada en la sede de Deutsche Telekom, uno de los patrocinadores del Bayern, Karl-Heinz Rummenigge se dirigió abiertamente al equipo: “Cuando uno pierde 5:2 no es casualidad, tampoco es mala suerte, uno debe decir claramente que fue una vergüenza.” Rummenigge además definió cada gol del Dortmund como una “bofetada”.

El directivo del Bayern no puso paños calientes y se decantó por expresar su“opinión sinceramente” – aunque doliera. Rummenigge aprovechó además su discurso para reflejar sus respetos al equipo campeón de liga y copa, el Borussia de Dortmund. “Tenemos que aceptar y respetar que en estos momentos tenemos en esta república a un equipo que está por encima nuestra a nivel nacional.” Algo que habrá que corregir con la mayor celeridad posible, tal como añadió el directivo de 56 años.

El Bayern se había mostrado impotante unas horas antes en la que fue la 69ª final de copa alemana. “Hasta el minuto 40 tuvimos un rendimiento bueno o muy bueno”, valoró el técnico Jupp Heynckes, quien sigue sin lograr el título copero. El tanto inicial de Shinji Kagawa (3´) fue neutralizado desde los once metros por Arjen Robben (25´). Sin embargo, el Borussia de Dortmund encarriló la final con dos goles más antes del descanso, obra de Mats Hummels (41´/ de penalti) y Robert Lewandowski (45´+1).

“Estuvimos indispuestos en defensa”

“Marcaron 3 goles de una ocasión y media. Así es extremadamente complicado volver a meterte en el partido”, aseguró Mario Gomez. Para Heynckes, tras el 3:1 “las cartas ya estaban echadas”. El Borussia podía jugar a la contra en la segunda mitad y así lo hizo. Lewandowski (58´) amplió la renta del flamante campeón liguero y, aunque el gol de Franck Ribéry (75´) devolvió la esperanza de los 20.000 aficionados del Bayern presentes en el estadio berlinés, de nuevo Lewandowski en el 81 sentenció la final.

“Le pusimos los goles muy fáciles al Dortmund”, resaltó el director deportivo Christian Nerlinger, quien además vio un “problema de todo el equipo en el comportamiento defensivo”. Heynckes comentó: “Estuvimos indispuestos en defensa”. Pero aún queda el “partido más brillante” (Nerlinger) de la temporada, el próximo sábado en el Allianz Arena: la final de la Champions League 2012 ante el FC Chelsea.

Oportunidad histórica