presentada por
Menú
Final en 'casa'

Hotel, vestuarios, césped - 'los conocemos'

No es sólo una final, es la final en casa. Para el FC Bayern la final de la Champions-League del próximo sábado será como algo cotidiano. El mismo hotel, el mismo vestuario, el mismo banquillo, el césped de siempre... “una ventaja”, tal como Karl-Heinz Rummenigge reconoció en la entrevista concedida a FCB.tv. “Uno juega en su propia ciudad. Conoce el estadio, prácticamente cada palmo del césped.”

Jupp Heynckes también habló de la ventaja de jugar en casa: “Tenemos nuestro vestuario, nuestro hotel de costumbre, podemos hacer el último entrenamiento en la ciudad deportiva. Todo son ventajas”. El capitán Philipp Lahm comentó al respecto: “Lo conocemos todo. Dormiremos en el mismo hotel, entrenaremos en el mismo campo e iremos al mismo estadio. Será como un partido como local.”

En realidad el FC Bayern jugará como local la final del sábado, no porque se celebre en el Allianz Arena, sino porque ese fue el resultado del sorteo. Oficialmente ambos clubes contarán con 17.500 aficionados. Aunque todo parece indicar a que el resto de aficionados “neutrales” irán con el Bayern.

“Ya veremos como está ocupado el estadio”, dijo Philipp Lahm, quien espera “probablemente un ambiente distinto” al de los partidos normales de casa. “Pero no hay aún constancia de como será porque nadie aún ha jugado la final de la Champions League en su estadio.” Lo que está claro es que cuando el equipo salga a calentar el recibimiento será espectacular, pues los aficionados muniqueses preparan ya un mural.

Bastian Schweinsteiger ve la final en casa como una “motivación extra. Cuando tienes la final en tu casa, quieres también ganarla.” Como ya han hecho con el resto de los 7 partidos disputados en Champions esta temporada (21 goles a favor y 4 en contra). “Hemos hecho grandes noches allí”, recordó Rummenigge destacando entre otros los duelos ante el Manchester City (2:0), el Nápoles (3:2), el Basilea (7:0) y el Real Madrid (2:1). Final en casa, tal como Schweinsteiger recalcó: “Supone una pequeña ventaja para nosotros. Espero que podamos aprovecharla.”