presentada por
Menú
Por fin en la final

Ribéry feliz ante su 2ª oportunidad

Franck Ribéry está dando muchos consejos en la previa de la final de la Champions-League ante el FC Chelsea, pero no tácticos a Jupp Heynckes, sino a los sancionados David Alaba, Luiz Gustavo y Holger Badstuber. Situación que ya experimentó el jugador francés hace dos años en la final de Madrid ante el Inter de Milán.

“Naturalmente intento ayudarlos. No es fácil para estos jugadores estar sancionados en un partido así”, afirmó el jugador de 29 años tras el entrenamiento del cuadro muniqués este jueves. El extremo francés habla especialmente mucho con Alaba, su compañero en la banda. “Se lo he dicho: es difícil, pero estás con nosotros. Has jugado muchos partidos. Lógicamente es una pena que no puedas jugar la final. Pero si ganamos, puedes olvidarlo todo.”

Ribéry sabe perfectamente de lo que habla. En 2010 el internacional francés del Bayern se perdió la final de Madrid tras haber visto una roja en el duelo de semifinales ante el Olympique de Lyon. “Hace dos años lógicamente no lo pasé bien, no me sentí bien”, reconoció Ribéry. Y de ahí la alegría de poder estar “ahora en la final y disfrutar de una segunda oportunidad. Con la final de Múnich podré pasar página a la final de Madrid.”

Aunque ni él mismo creyó que esa segunda oportunidad llegaría “tan rápido”. “Mi deseo en esta temporada era poder llegar tan lejos como fuera posible, pero nunca creí que lograríamos llegar a la final. La final en Múnich, es algo increíble. Pero creo que nos lo merecemos y espero que todos juntos hagamos un gran partido frente al Chelsea y logremos la copa. Estaría genial”, comentó Ribéry en una entrevista concedida a kicker.

¿Victoria histórica en la última final?

Ribéry lograría el gran “sueño” de conquistar la Champions. “Ahora tengo 29 años. No sé si volveré a jugar otra final”, resaltó Ribéry, quien llegó a colocar en el mismo nivel a la final del sábado en el Allianz Arena con la final del mundial 2006 ante Italia disputada en el Olympiastadion berlinés. Una victoria sería algo “histórico” y para ello será necesario “darlo todo. Tenemos que estar reventados tras el partido.”