presentada por
Menú
'Más amarga que la de Barcelona'

Shock en el Bayern: 'Apuntaba a una victoria'

La noche fue muy larga. “No he podido pegar ojo”, escribió Thomas Müller en su perfil de Facebook este domingo, “aún no puedo entender que no ganásemos el partido. ¡Muy amargo! ¡El fútbol puede ser muy cruel!” Los directivos del Bayern tampoco pasaron una mejor noche y el despertar también fue muy amargo. Y es que el shock vivido anoche continuó esta mañana y además perduró el dolor.

“ Viví en 1999 la dramática derrota sufrida en Barcelona, cuando perdimos 1:2 en el minuto 89 y el 92. Por aquel entonces fue increíblemente brutal, pero hoy tengo la sensación de que esta noche es de alguna manera más amarga, más brutal y a decir verdad sobra. Y esto duele muchísimo”, indicó Karl-Heinz Rummenigge poco después de las dos de la madrugada en su tradicional discurso postpartido. “Es una pesadilla absoluta, como en una película mala”, subrayó Christian Nerlinger.

“El Chelsea no tuvo ninguna ocasión de gol”

Resulta por tanto comprensible, que el ambiente existente en la cena del club celebrada en el Postpalast fuera triste y tras el dramático desenlace de la final de la Champions ante el FC Chelsea ( derrota por 4:5 en los penaltis), las ganas de celebración fueran inexistentes. “El Chelsea no tuvo ninguna ocasión de gol. Todavía no saben como lo han conseguido”, afirmó Uli Hoeneß a la conclusión de la final disputada en casa.

El tiempo acompañó, Múnich se engalanó con los colores rojiblancos, los aficionados recibieron al equipo con un gran mural (“Nuestra ciudad. Nuestro estadio. Nuestra copa”) y una actuación digna de un campeón del FC Bayern, que encerró al Chelsea durante los 120 minutos. 43:9 en tiros a puerta, 20:1 en saques de esquina, todas las estadísticas las dominó el Bayern, sin embargo la “orejona” voló hacia Londres. “Todos pudieron ver que merecimos la victoria”, recalcó Nerlinger. Rummenigge dijo: “Uno se pregunta como se llegó a ese resultado.”

Tres bolas de partido

Pero el Bayern lo tuvo en sus manos. “Tuvimos tres bolas de partido”, recordó el directivo del Bayern pensando en el 1:0 de Thomas Müller (83´), la pena máxima fallada por Arjen Robben (95´) y la ventaja desaprovechada en la tanda de penaltis. “Sin embargo no lo logramos.” Didier Drogba empató para el Chelsea de cabeza a dos minutos del final (88.) y posteriormente materializó el lanzamiento decisivo en la tanda de penaltis. Ivica Olic y Bastian Schweinsteiger erraron desde los once metros.