presentada por
Menú
Hechas pruebas de rendimiento

Ya se siente el cosquilleo…

“Después de lo de hoy, las vacaciones pasaron al olvido” bromeó Jerome Boateng bañado en sudor y casi sin aliento. El domingo a las 9:45 regresaron al Bayern los jugadores de la selección alemana tras casi tres semanas de vacaciones. El entrenador Jupp Heynckes sometió hoy, bajo la supervisión del doctor Peter Spitzenpfeil de la facultad de deportes de la Universidad Técnica de Múnich, a una prueba de rendimiento a los capitanes Philipp Lahm y Bastian Schweinsteiger, así como a Manuel Neuer, Holger Badstuber, Boateng, Thomas Müller, Toni Kroos, Mario Gómez y Franck Ribéry, quien ya había regresado a los entrenamientos el pasado jueves.

Pese a lo duras de las pruebas, en las que luego de cada nivel de exigencia se toma una muestra de sangre extraída de la oreja y se mide el ritmo cardiaco, el ambiente fue el mejor. Heynckes animó a sus jugadores, Ribéry hasta tuvo tiempo para hacer bromas mientras corría, y Schweinsteiger finalizó sonriendo y dijo “somos un grupo muy armónico y da alegría estar con los compañeros”.

El vice capitán contó que en las vacaciones tuvo tiempo para „recuperarse muy bien”; su colega Boateng, que pasó los días libres en Estados Unidos y Cerdeña, anunció que “ya se siente el cosquilleo” de las emociones por venir. Lahm habló de “unas bellas vacaciones, pero pasadas tres semanas ya era hora de reiniciar las actividades”.

El capitán reveló que en las primeras dos semanas, con excepción de un par de horas jugando tenis, él no hizo nada, aunque en los últimos días cumplió con el programa de “descanso activo para estar preparado para las pruebas de rendimiento”.

“Fue duro”

Y en ningún momento los jugadores lucieron fuera de forma, todos estaban en muy buenas condiciones e incluso Franck Ribéry corrió algunas vueltas más de las requeridas, porque según sostuvo “siempre doy lo máximo de mí, no paro hasta estar completamente agotado, esa es mi forma de ser. Aún así, debo reconocer que lo de hoy fue duro”.

El entrenador Jupp Heynckes tiene a partir de ahora poco más de cuatro semanas para poner al equipo en forma de competencia, que empezará con el partido contra el Jahn Regensburg en la Copa Alemana. “Tenemos tiempo suficiente, las pruebas de rendimiento de hoy fueron un buen inicio. Yo personalmente me alegro de volver a tener el balón en mis pies”, formuló Boateng.