presentada por
Menú
Pese al buen inicio

'No hay motivos para estar eufórico'

Seis puntos, 9 goles a favor y uno en contra, líder de la liga. Aunque sólo se hayan disputado dos jornadas, está claro que nadie en las filas del Bayern pudo negar el perfecto arranque liguero tras el 6:1 (3:1) cosechado ayer ante el VfB Stuttgart. “Fue un día bonito para nosotros, me voy contento a la cama”, indicó Thomas Müller tras el duelo ante 91° derbi del sur ante el Stuttgart.

Pero pese a la segunda victoria consecutiva, pudiero oírse también varias voces en el propio Bayern llamando a la calma. “Lógicamente nos agrada el liderato. Nos facilita algunas cosas, pero no nos hace estar ni distraídos ni ciegos. Si en la maratón marchas primero en los dos primeros kilómetros, no cruzas automáticamente como primero la meta”, aseguró el director deportivo del Bayern, Matthias Sammer.

“No hay motivos para estar eufórico”, resaltó el directivo Karl-Heinz Rummenigge antes de recordar la pasada temporada, en la que el Bayern “tuvo un buen arranque” y en otoño “era líder destacado”. “En esta temporada tenemos posibilidades para lograr lo que queremos. ¡Pero no deberíamos darnos palmaditas en la espalda, sino continuar así!, añadió Rummenigge.

Los responsables del Bayern pusieron como ejemplo los primeros 25 minutos de partido, en los que el Stuttgart dominó y se adelantó ante los 71.000 espectadores del Allianz Arena con un tanto de Martin Harnik. “Los primeros 20 minutos estuvimos dormidos”, subrayó Sammer, “jugamos muy pasivos, nos faltó la agresividad necesaria”, recalcó Jupp Heynckes.
Su equipo solo se “despertó” con el tanto visitante “y reaccionó como es nuestra obligación. Desde ese momento hicimos un juego espectacular”, afirmó Heynckes sobre sus hombres, que “reaccionaron bien” (Rummenigge) antes del descanso y dieron la vuelta al marcador con los tantos de Müller (32´), Toni Kroos (33´) y Luiz Gustavo (43´).

“En el pasado no remontamos tantos 0:1 –hoy lo hicimos de una manera impresionante. Veo el potencial, la calidad y el hambre del equipo”, destacó Bastian Schweinsteiger, que una vez más tomó el timón del barco muniqués en el centro del campo.

Pequeño mensaje a otros equipos