presentada por
Menú
Respeto por el Borisov

El Bayern espera 'un partido difícil'

El FC Bayern fue recibido en Minsk este lunes por un buen tiempo otoñal (despejado, 15° C) y numerosos aficionados que esperaban en la puerta del hotel de concentración, “incluso se escuchaba a algunos alemanes” (Manuel Neuer). El Bayern ha entrado con buen pie en Bielorrusia.


Aunque la plantilla espera un duelo caliente ante FC BATE Borisov este martes (20.45h Uhr, en directo en el Ticker y la radio online de FCB.tv). “Será un partido difícil”, aseguró Jupp Heynckes. Eso no cambia nada la hoja de ruta: “Mañana queremos ganar también aquí.”
Karl-Heinz Rummenigge embarcó en el vuelo rumbo a Minsk “con respeto”. El directivo del Bayern espera que sus hombres salten al césped del Dynamo-Stadion – con capacidad para 40.000 espectadores – con la máxima concentración posible: “Es un rival al que no hay que subestimar.” El objetivo es “ganar. Seríamos entonces líderes y así es como queremos concluir la fase de grupos. Sería algo genial.”

Tras lo sucedido en la primera jornada de la Champions League, los componentes del Bayern saben perfectamente que la décima victoria consecutiva no será pan comido. El BATE Borisov del ex jugador de la Bundesliga Aliaksandr Hleb se impuso 1-3 al OSC Lille hace dos semanas y afronta el duelo de mañana con la confianza de llevar ya 16 partidos imbatidos. “Estarán muy motivados, especialmente tras la victoria en Lille”, adelantó Rummenigge.

“El dedo en la llaga”

Heynckes se mostró impresionado tras haber visto el DVD del partido del Borisov en Lille: “Es un rival muy bien organizado, que tiene muy buenos jugadores y que se impuso al Lille de una manera imponente”. El técnico del Bayern no podrá contar el martes con Arjen Robben. Heynckes pidió a los suyos, “que jueguen como han venido haciendo desde el inicio liguero. Entonces tendremos muchas garantías para poder ganar mañana.”

La crítica realizada por el director deportivo Matthias Sammer tras la victoria de Bremen el pasado sábado podría suponer una motivación extra. “Matthias reaccionó correctamente el sábado y metió el dedo en la llaga. Esas alabanzas permanentes, la euforia constante no me gusta. Hay que tener cuidado”, resaltó Rummenigge

“Queremos sumar”