presentada por
Menú
Supera la presión

No pasará a 'los libros de historia', pero fue 'importante'

Karl-Heinz Rummenigge fue directamente al grano en el discurso que dio en la cena tras el “trabajado” 0:1 cosechado en Lille por el FC Bayern. “Seguramente no fue un partido que pasará a los libros de historia de la Champions League. Pero han sido unos puntos importantes”, afirmó el directivo del Bayern antes de dar paso a la cena celebrada en el hotel de concentración del equipo en el norte de Francia.

Ciertamente el FC Bayern no regaló un “espectáculo” (Bastian Schweinsteiger) ante el tercer clasificado de la pasada temporada en la Ligue 1, pero el conjunto muniqués superó de manera soberana la “presión” existente tras la derrota encajada frente al FC BATE Borisov. “Eso lo ha hecho bien el equipo”, admitió Rummenigge antes de añadir: “Aún nos quedan dos partidos en casa y podemos afrontar el futuro en la Champions League con esperanzas.”

El Bayern llevó la batuta desde el primer minuto y en defensa no corrió ningún peligro en los 90 minutos de partido. En ataque, bastó con el tanto de penalti de Thomas Müller (20´) para sumar la primera victoria a domicilio en Champions en esta temporada. El internacional alemán ejecutó su primer penalti en partido oficial con la camiseta del FC Bayern. “Estuve bastante frío, aunque hubiera preferido una situación con menos presión para mi primer penalti”, indicó Müller a posteriori.

El jugador de 23 años, que entrena normalmente los lanzamientos desde los once metros con Tom Starke (“Siempre nos echamos unos penaltis”), miró al guardameta del Lille, Mickael Landreau, y colocó el esférico pegado a la cepa del palo derecho. “Thomas tiene una forma especial de lanzar los penaltis”, resaltó Schweinsteiger, “ha tenido que esperar un par de años, ahora le toca.” En Lille, Müller completó su misión a la perfección y allanó el camino del Bayern hacia la victoria.