presentada por
Menú
'¡Enhorabuena!'

El Bayern muestra calidad y 'muchas ganas'

Los 71.000 espectadores que abarrotaron el Allianz Arena habían puesto ya rumbo a casa mientras Arjen Robben aún atendía a los medios en los pasillos del estadio muniqués. Sin camiseta pero con el brazalete en el brazo derecho. “Lo llevaré también mientras duermo”, comentó bromeando el holandés que ayer ejerció por primera vez como capitán. “Es un gran honor, estoy muy orgulloso”, afirmó tras una grandísima noche copera a nivel personal y también colectivo: “Pero estoy aún más orgulloso del equipo.”

Y es que en el 4:0 (1:0) cosechado ante el 1. FC Kaiserslautern además del internacional holandés, autor de dos goles (49´ y 88´), también destacó Claudio Pizarro, con otro doblete (11´, 58´) y todo el equipo. “4:0, parece fácil. Pero hemos jugado con un equipo al que le faltaba ritmo de juego y que apenas había jugado junto”, declaró Robben y añadió: “¡Mi más sincera enhorabuena al equipo!.”

Jupp Heynckes introdujo nueve cambios en el equipo que cayó ante el Leverkusen el domingo. El técnico del Bayern dio descanso a alguno de los fijos, como los capitanes Philipp Lahm y Bastian Schweinsteiger. Además aprovechó el duelo copero para otorgar minutos de juego a los menos habituales. Por ejemplo Tom Starke, que debutó con la camiseta del Bayern, Diego Contento jugó sus primeros minutos esta temporada, mientras que Rafinha, Anatoliy Tymoshchuk y Emre Can fueron por primera vez titulares.

Rotación 'extrema'

El propio Heynckes reconoció que había rotado de manera “extrema”, aunque no le soprendió la claridad con la que sus hombres certificaron el pase a octavos frente a un equipo como el Kaiserslautern, que llegaba a Múnich con la condición de imbatido. “Lo veo normal porque entrenamos diariamente el juego de pases, los esquemas de ataque”, aclaró el entrenador del Bayern, “por eso les comenté hoy en la charla previa: 'señores, jugaremos con harmonía, ya lo habéis interiorizado.' Y así lo demostraron los jugadores.”