presentada por
Menú
¡Listos para la Navidad!

Bayern tiene todo a su favor

Irradian alegría, saltan y cantan “¡Súper-Bayern, Súper-Bayern, hey, hey!”. Los jugadores del Bayern tienen razón para celebrar, han colocado toda la carga a su favor: en la Copa Alemana ya están en cuartos de final, en la Champions League en octavos de final, y en la Bundesliga son líderes indiscutibles. “Estamos satisfechos de saber que en el 2014 estaremos participando en todas las competencias en las que hemos tomado parte. El equipo está listo para celebrar la Navidad” declaró el directivo Karl-Heinz Rummenigge.

Efectivamente, la primera mitad de la temporada 2012/13 ha sido muy exitosa para el Bayern, que sólo ha perdido dos de los 27 partidos oficiales disputados. “Las condiciones que hemos creado son las mejores que uno puede desear” sostiene Rummenigge, pero no es tampoco más que eso, ya que del año pasado se pudo aprender que no se debe celebrar con anticipación, pues como dice el responsable de los temas deportivos en el club, Matthias Sammer, “estar bien no es algo que uno pone en los autógrafos”.

Y es que lo exigente que es el fútbol alemán lo demostró el martes el Augsburgo, en el enfrentamiento por la Copa Alemana, al exigirle al Bayern lo máximo de sí mismo para superar la prueba y alcanzar la siguiente ronda. “Fue una victoria que tuvimos que luchar mucho” analizó el entrenador Jupp Heynckes el partido en el que un gol de Mario Gómez (minuto 26) puso en ventaja al Bayern, y uno anotado por Xherdan Shaqiri (minuto 85) cerró un juego turbulento.

Heynckes se quejó de que en la primera parte no se jugó bien, “la transición no funcionó y la entrega física no fue como en otros partidos”, lo cual es comprensible porque “después de una temporada tan larga no es tan fácil dar cada vez el 100 por ciento”. Manuel Neuer se vio obligado a exhibir sus excelentes condiciones, y ya en la segunda parte el Bayern estuvo mejor plantado defensivamente y “adelante utilizamos de gran forma nuestra superioridad” explicó Heynckes.

Tarjeta roja y un gol no otorgado

Sammer también observó que “al principio tuvimos dificultades, pero luego de la tarjeta roja nos paramos mucho más compactos”, hablando de la expulsión de Franck Ribéry en el minuto 47 luego de un altercado con Ja-Cheol Koo. “Yo no considero que la roja haya sido justa” sostuvo Sammer a favor del francés, que fue provocado por su rival.

Frustrante para el Bayern fue también el hecho de que el árbitro, poco antes de la pausa del entretiempo, no reconoció un gol de Anatoliy Tymoshchuk. “Ese fue el problema, porque con un 2-0 a favor el partido hubiera sido más tranquilo”, dijo Rummenigge, quien vio “un gol legal”, que no se otorgó, lo cual permitió que el partido se pusiera apretado y se volviera muy emocional, e incluso, por primera vez en esta temporada, el rival, el Augsburgo, tuvo más posesión del balón (51%) que de todas formas fue inofensivo.

La recompensa son los títulos

Al terminar el partido, el equipo se marchó en el bus a la sede deportiva, desde donde los jugadores se despidieron con rumbo a sus vacaciones de navidad. El próximo 2 de enero estarán de regreso, para preparar la segunda parte de la temporada. “Es importante que el equipo se recupere un poco en las próximas dos semanas” afirmó Rummenigge, en tanto que Toni Kroos advirtió “entonces seguiremos por nuestro camino pues queremos por fin recompensarnos con títulos”.