presentada por
Menú
'Una ardua tarea'

Recarga la confianza ante de visitar al Arsenal

Tras la conclusión del partido, el equipo del FC Bayern y sus técnicos abandonaron el aparcamiento del Volkswagen Arena a bordo del autobus del club y pusieron rumbo al aeropuerto Braunschweig-Wolfsburg. La expedición muniquesa aterrizó en la capital bávara pasada la media noche con tres nuevos puntos en el equipaje tras el merecido 0:2 (0:1) cosechado ante VfL Wolfsburgo.

“ Estos son los partidos que hay que ganar. Hemos demostrado de nuevo que tenemos un gran equipo y que sabemos reaccionar cuando nos ofrecen resistencia”, indicó el técnico Jupp Heynckes después de la quinta victoria consecutiva de los suyos en el quinto partido de la segunda vuelta. Todos ellos, además, sin haber encajado ningún gol en contra. 57 puntos suma ya el líder de la liga alemana, con una ventaja de 18 puntos sobre el Borussia de Dortmund, que jugará esta tarde con el Eintracht de Frankdurt.

El Bayern se encontró desde el primer instante al esperado “rival díficil” (Philipp Lahm), que empujado por 30.000 aficionados luchaba cada esférico e intentaba presionar al cuadro muniqués muy arriba. La consecuencia, “un partido fuera de casa muy complicado”, tal como resumió Bastian Schweinsteiger. El Bayern tuvo que hacer gala de su paciencia en la creación de juego una vez más.

“Hoy nos enfrentamos a un rival que hizo su mejor partido de la temporada”, destacó Heynckes y reconoció la clara mejoría experimentada por el Wolfsburgo desde que Dieter Hecking se ha hecho cargo del equipo. Las estadísticas demuestran la igualdad e intensidad del duelo disputado ayer. Como siempre, el Bayern acumuló más posesión de balón (59%), pero los locales superaron a la escuadra muniquesa en disparos a puerta (8/7), saque de esquina (3/2) y centros al área (19/16).