presentada por
Menú
Gol 24 en su partido 98

Schweinsteiger molesto por la suspensión

Sobre su gol número 24 para Alemania no tiene ganas de discutir, pero sí sobre la tarjeta amarilla que recibió: “fue la única falta que cometí en todo el partido” se quejó Bastian Schweinsteiger, vice capitán del Bayern y la selección alemana ante el árbitro griego Anastasios Kakos que condujo el enfrentamiento sobre Kazajstán que terminó con victoria 3-0. La tarjeta recibida por el jugador bávaro le envió de vacaciones que no deseaba.

Molesto se marchó el mediocampista del estadio de Astana. “Llevaba ya mucho tiempo sin estar con la selección y me hubiera gustado participar en el partido de vuelta. Ahora me toca esperar”, comentó Schweinsteiger la suspensión que le toca cumplir por acumulación de tarjetas amarillas en el juego contra Kazajstán del martes en Nuremberg.

El partido 99 debe esperar

Tras el aterrizaje de la selección alemana en casa,en la madrugada de este sábado, el entrenador Joachim Löw envió a Schweinsteiger a Múnich, y este tendrá que esperar por su partido 99 muy probablemente hasta la próxima temporada. Luego de cinco meses de ausencia del equipo nacional a Schweinsteiger le bastaron los 90 minutos jugados en Astana para confirmar su liderazgo dentro del equipo.

Al lado de Sami Khedira, Schweinsteiger completó su partido 98 con el uniforme alemán e igualó así a Michael Ballack en los registros históricos. En él, contra Kazajstán, el jugador del Bayern ratificó cuán importante es para el funcionamiento del grupo como el hombre de darle impulso y estructura a Alemania. Además, anotando el 1-0 fue el encargado de abrir el camino a la victoria consiguiendo un gol de filigrana recibiendo pase de Mesut Özil. Su compañero Thomas Müller alcanzó a rozar el elegante disparo.

Ante todo el equipo

“El pecho de pollo del Thomas estaba en su camino, pero creo que si no lo toca, el balón quizás no hubiera entrado” bromeó Schweinsteiger refiriéndose a Müller “si es por mí se puede quedar con el gol”. Esto no fue necesario, el goleador del Mundial 2010 marcó el 3-0 con claridad.

Pero los éxitos personales no están en el primer lugar para Schweinsteiger. “Para mí siempre lo más importante es ayudarle al equipo” porque con Alemania él quiere logra “el máximo de triunfos” y finalmente obtener títulos internacionales. Hasta el Mundial de Brasil 2014 su liderazgo no debe tambalear, así detrás vengan jóvenes con aspiraciones como Ilkay Gündogan.