presentada por
Menú
Partidazo de Mueller

'13 kilómetros' y mucha 'sangre de delantero'

Tras 80 minutos de entrega y carreras por todo las zonas del campo, Thomas Müller estaba reventado. Sin embargo el canterano del Bayern aceleró una vez más, peleó el balón a Jordi Alba y Piqué, aunque tras llevárselo el guardameta Valdés evitó un nuevo tanto en la cuenta del Bayern y de Müller. “Me dieron un golpe y tuve un calambre.”

Claudio Pizarro empezó a calentar en la banda, mientras el partido continuaba y Müller, con claros gestos de dolor, aguantaba el tirón como podía.“ Y entonces ocurrió“, declaró Müller con una sonrisa. Franck Ribéry vio la incorporación de David Alaba por banda derecha y le puso un balón adelantado, el austriaco colocó el balón en el núcleo del área y entonces apareció Thomas Müller de nuevo. “Naturalmente fue espectacular, un gran momento”, relató el Hombre del partido según la UEFA.

“Recibir en el área pequeña y enviarla al fondo podía aún hacerlo”, bromeó Müller. Poco después los 65.000 espectadores del Allianz Arena despidieron al atacante con una cerrada y merecida ovación. Todo el equipo rindió a un altísimo nivel en la noche de ayern, pero es cierto que Müller destacó con sus dos tantos y una asistencia en el 4-0 ante el FC Barcelona. Incluso en el 3-0 también participó de forma activa, pues realizó un bloqueo más propio de baloncesto a Alba y dejó a Arjen Robben el camino libre hacia la portería. “Para una vez que realizo una acción inteligente pueden dejarla seguir”, aseguró Müller guiñándole un ojo a los periodistas.

Incansable

El trabajo de todo el equipo llevó una vez más al éxito al FC Bayern. Algo que se está convirtiendo en habitual esta temporada. Jugadores ofensivos como Mario Gomez, Ribéry, Robben o Müller no tuvieron ningún problema en ponerse el mono de trabajo. “Todos estuvieron dispuestos a trabajar en defensa con intensidad”, afirmó Jupp Heynckes. Philipp Lahm comentó: “ Estuvimos todos muy bien colocados sin balón y les dejamos muy pocas ocasiones de gol.” Ribéry confesó al respecto: “Le dije al entrenador que en esta ocasión fui lateral izquierdo.”

El seguro rendimiento defensivo vino acompañado de una nueva muestra de la efectividad muniquesa, especialmente en la segunda mitad. Müller y cía. le dieron más de un quebradero de cabeza a Piqué, Alba, Alvés y el resto de jugadores blaugranas. Müller resumió con su conocida modestia su gran partido de ayer de la siguiente manera: “Nunca me veréis regateando a dos o tres rivales, pero mis 13 kilómetros me los hago y además tengo sangre de delantero.”