presentada por
Menú
'Sólo agua, nada de champán'

Al Bayern no se le sube a la cabeza

La noche de ayer será recordada durante mucho tiempo. Se hablára mucho de como el FC Bayern dominó el partido con sólo un 34% posesión, de como el ataque del FC Barcelona no pudo hacer nada ante la defensa muniquesa, o de como Thomas Müller marcó su segundo de la noche pese a sufrir calamabres. Toda esa magia explica por qué los aficionados, jugadores o los directivos del Bayern se fueron con un gran sabor de boca a casa. “ 4-0 al mejor equipo del mundo, es como un sueño. Nunca había vivido una noche así y ya llevo bastante tiempo aquí”, resaltó Karl-Heinz Rummenigge pocos minutos después del pitido final.

“Esto es increíble, casi no se puede creer”, reconoció Arjen Robben antes de intentar explicar el motivo: “El Barcelona ha dominado Europa durante los últimos cinco años. Podemos estar orgullosos.” Es para estarlo, pues el conjunto llevaba sin encajar una derrota tan amplia en Europa más de 16 años. Ayer el Bayern le endosó un 4-0 en las semifinales de la Champions League. “Creo que en todo el estadio nadie había soñado con un resultado así”, comentó Rummenigge.

Jupp Heynckes habló de un “rendimiento grandioso” de los suyos y destacó el grandísimo trabajo de equipo y la entrega demostrada (“de sobresaliente”). El entrenador de 67 años contó “solo una ocasión y media” del rival y continuó explicando que “fue decisivo el órden básico, la disciplina táctica, todos estaban dispuestos a trabajar con intensidad en defensa. Eso lo han hecho los chicos genial.”