presentada por
Menú
El mejor equipo posible

Contra el “riesgo amarillo”: disciplina

En el Bayern Múnich el peligro tiene actualmente color amarillo: las tarjetas que podrían dejar a seis jugadores fuera de una posible final de la Champions League. El miércoles, en Barcelona, corren riesgo de ser suspendidos Philipp Lahm, Bastian Schweinsteiger, Javi Martínez, Dante, Luiz Gustavo y Mario Gómez si son amonestados en el Camp Nou.

El cuerpo técnico, sin embargo, se lo toma con tranquilidad. “Eso no me interesa” dice Matthias Sammer, quien recuerda que en la temporada pasada “las preocupaciones eran tal vez mayores”. Entonces eran siete los jugadores que corrían el riesgo de perderse la final, y de hecho tres de ellos tuvieron que verla por fuera de la cancha (David Alaba, Luiz Gustavo y Holger Badstuber). Pero en aquella oportunidad no se tenía la profundidad de banco que existe hoy, comenta Sammer refiriéndose a que en esta ocasión es posible compensar mejor las ausencias.

Heynckes exige disciplina

El entrenador del Bayern anunció incluso que no se tomará “ninguna consideración” contra el riesgo amarillo y que presentará “el mejor equipo posible” en Barcelona. Heynckes exigió de sus jugadores “jugar con disciplina, eso quiere decir, nada de gestos, faltas innecesarias o dejarse provocar. Eso será decisivo”.

El ejemplo a seguir, según Sammer, es el partido en casa contra el Barcelona, o el de cuartos de final contra Juventus Turín. “Hay que tener la misma actitud, entrega y disposición táctica. Enfrentamos al mejor equipo del mundo y sabemos que ellos en casa han conseguido grandes resultados remontando un marcador adverso. Ellos están heridos en su orgullo e intentarán todo lo que esté en sus manos. Es necesario rendir al máximo”.

Correr y trabajar juntos

No hay que sentirse seguros con el 4-0 a favor, recalcó Sammer y recordó el partido en Múnich contra el arsenal en octavos de final: “si jugamos así las cosas se pueden poner muy incomodas y peligrosas”. Lo mismo advirtió Franck Ribéry: “aún no lo hemos logrado, tenemos todavía un partido por delante, el Camp Nou es un estadio difícil. Debemos rendir como el martes, correr y trabajar juntos”.