presentada por
Menú
`Mucho respeto, ¡genial!´

`Mentalidad positiva´ mostrada en el Derbi

“¡Campeones, campeones, campeones de la Bundesliga, FCB!” Una y otra vez cantaban los 71.000 espectadores en el Allianz Arena el sábado por la tarde. Los jugadores que recibieron la confianza de Jupp Heynckes contra el 1. FC Núremberg se dejaron llevar por la euforia e hicieron hincar la rodilla de manera merecida por 4-0 al “Club” (3-0 al descanso) en el 186 derbi bávaro.

“Me parece genial como el equipo ha mantenido la tensión y no se ha dejado llevar. Sólo puedo decir: ¡mucho respeto, fantástico!”, dijo Karl-Heinz Rummenigge después de la consecución del título en Frankfurt. Desde el comienzo no tuvieron ninguna duda de lo que querían ofrecer a los muniqueses que se desplazaron.

Jérôme Boateng (minute 5) abrió el torrente goleador con una gran volea. “Sé que aunque soy diestro no tengo una mala zurda”, declaró el central del Bayern. El segundo gol corrió a cargo de Mario Gomez (minuto 17) el cual estaba preparado de manera ejemplar. Rafinha (minuto 24) y Xherdan Shaqiri (en el 56) no hicieron peligrar la victoria número 25 en la Bundesliga (récord de la liga), cerrando de manera perfecta el partido.

“Actualmente disfruto muy relajado de nuestro fútbol. Es fantástico”, dijo Rummenigge. Le gustó especialmente el que el equipo juegue “cada partido con concentración, respeto y motivación. Me parece extraordinario”, dijo el presidente. El entrenador Heynckes analizó el que “hubiéramos jugado la primera parte de manera extraordinaria: hemos jugado con alegría, con muy buenos movimientos, y goles bonitos, y aún tuvimos más oportunidades. Fue genial.”

Armonía a pesar de los muchos cambios

El sábado hubo de manera especial muchos cambios sobre el césped en comparación con el partido contra la Juve. Franck Ribéry a la cabeza del equipo y por primer vez como capitán, Emre Can celebraba su debut en la Bundesliga y en el transcurso de la segunda mitaaún tuvo lugar el debut del jugador de 17 años y 251 días Pierre-Emile Hojbjerg en su primer partido profesional. “Si digo que lo esperaba, no sería cierto. Pero esto refleja de nuevo la vida interna del equipo”, alegrándose de ello Heynckes.