presentada por
Menú
Todo en torno a la ensaladera

Fiesta de campeón

¡Todo listo! 22 leyendas del Bayern Múnich, desde Franz Beckenbauer hasta Oliver Kahn, estarán presentes. Junto a ellos los representantes de la cultura bávara y 71.000 aficionados (a los que se espera en el traje típico), un uniforme nuevo y la ensaladera. Somos bávaros (Mia san boarisch) es el lema de la fiesta en el último partido en casa de esta temporada, en el cual, por supuesto, también se escuchará un ¡Somos campeones! (Mia san Meister). “El FC Bayern se transforma en el FC Fiesta” comentó Karl-Heinz Rummenigge la celebración del sábado durante el juego contra el Augsburgo.

La entrega oficial del trofeo al nuevo campeón alemán es apenas el primer gran atractivo de la celebración, pues tan pronto se pite el final del partido se revivirá el tradicional baño con cerveza y luego se iniciará un desfile automovilístico por las principales calles de Munich hasta arribar al céntrico Marienplatz, donde los jugadores, entrenador y directivas se presentarán ante los aficionados en el balcón de la alcaldía. Después de eso sigue una fiesta privada hasta la madrugada del domingo.

“El equipo ha sido muy disciplinado a lo largo del año, ahora pueden celebrar a su antojo, eso hay que permitírselo” dijo Rummenigge y a ello Jupp Heynckes agregó “los jugadores se han ganado el derecho a un reconocimiento”. El entrenador reveló que no hay hora límite en la fiesta, pero contó que pensando en las finales en la Champions League y la Copa Alemana, seguramente “habrá un freno. Estoy seguro que cada uno sabe hasta dónde puede ir”.

Por supuesto queremos ganar

“Intentaremos disfrutarlo, hemos logrado una de nuestros objetivos, pero aún tenemos otros más altos por delante” aclaró David Alaba. Y antes de que se destapen las botellas, aún hay que jugar el sábado contra el vecino Augsburgo, que no piensa regalar nada. “Por supuesto que queremos ganar” recalcó Heynckes este viernes.

Esa sería la victoria número 600 del Bayern en casa, un récord que por supuesto le da aún más pompa a la fiesta. Además, Heynckes ganaría su partido 15 en serie después de la pausa invernal, aunque la mirada sigue fija en las finales que están por llegar. “Tenemos que conservar nuestro ritmo de competencia, mantener nuestra forma” dijo el entrenador más viejo en lograr un título en la Bundesliga.

El Augsburgo, en la posición 16 de la clasificación, tiene el sábado “la posibilidad de mantener su cupo en la primera división”, como dijo Heynckes al hablar sobre un rival que llega muy motivado a Múnich pues como sostuvo su entrenador Markus Weinzierl “necesitamos puntos y queremos mantenernos de pie también frente al campeón de la Bundesliga, por lo cual es necesario defendernos con todo”.

Dante recuperado

Pero precisamente en la defensa tiene problemas el Augsburgo pues sus dos defensas centrales son baja, uno por suspensión debido a la acumulación de amarillas (Jan-Ingwer Callsen-Bracker) y el otro por lesión (Sebastian Langkamp); además el vetaerano Paul Verhaegh es duda debido a sus dolencias en la nuca. En el Bayern no estarán, ambos cumpliendo sanciones disciplinarias, Rafinha y Jerome Boateng, al igual que los lesionados Toni Kroos y Holger Badstuber. A la plantilla regresa, luego de sufrir una gripe, el central Dante.

El entrenador Heynckes adelantó que el sábado enviará a la cancha un equipo que “podría ser idéntico al que juegue la final de la Champions League”. Eso sería además también un anuncio de que el Bayern quiere los tres puntos de este partido, lo cual es el propósito pues según dijo Mario Mandzukic “queremos un buen ambiente, y eso solo lo crearemos ganando”.