presentada por
Menú
'Nunca será un amistoso'

Lucha, emoción y cierto 'sabor a victoria'

Un penalti en contra, una expulsión... sin duda un partido “intenso”, tal como declaró Jupp Heynckes. Al término de los 90 minutos el FC Bayern y el Borussia se repartieron los puntos (1-1) a tres semanas de la gran final de la Champions League ante los 80.645 espectadores que abarrotaron el estadio de Dortmund. Pese a que ambos técnicos introdujeron varios cambios en sus equipos, el encuentro no defraudó a nadie.

“Cuando estos dos conjuntos se miden, siempre se trata de un partido con muchas emociones, tal como se ha podido ver hoy, está bien así”, comentó Karl-Heinz Rummenigge. Manuel Neuer, que ayer lució el brazalete de capitán por primera vez ante las ausencias de Philipp Lahm y Bastian Schweinsteiger, compartió la opinión del directivo muniqués: “Creo que este partido nunca será un amistoso. Enfrentarnos al Dortmund siempre es un desafío.”

El guardameta culminó su gran actuación de ayer deteniendo una pena máxima a Robert Lewandowski en el minuto 60. Sin embargo, el cancerbero destacó a sus compañeros, porque “habían ido con fuerza a cada choque. Estuvo al límite, pero no fue con mala intención. Es un deporte de hombres.”

“Punto merecido”

“Ambos equipos no regalaron nada”, subrayó Heynckes. Por su parte, el técnico del Borussia, Jürgen Klopp, afirmó que nadie “quería dejar la duda de que se convirtiese en un amistoso”, y todos los jugadores “actuaron en modo competitivo”. Heynckes destacó la “gran entrega” de los suyos, por lo que “incluso con diez jugadores, merecimos el punto.”