presentada por
Menú
Regresa tras sanción

Ribéry quiere otra copa

Un lugar mágico. Algo especial. Un ambiente increíble. No muchos jugadores han podido disfrutar de una victoria copera en el estadio Olímpico berlinés durante su carrera. Aquellos que lo logran no lo olvidan nunca. Como por ejemplo Franck Ribéry, que cosechó en la capital alemana su primer título con el FC Bayern el 19 de abril de 2008. “En aquella ocasión Luca Toni marcó dos goles contra el Dortmund”, recordó el francés. El partido se decidió en la prórroga y tras el pitido final Ribéry agarró la copa y salió corriendo con ella mientras sus compañeros le perseguían por el césped.

Ribéry regresará con el FC Bayern este sábado por cuarta vez en seis años al Olympiastadion de Berlín, donde el club bávaro podría lograr un triplete histórico de imponerse al VfB Stuttgart. “Hemos trabajado mucho e invertido muchas fuerzas. Tenemos que hacer el triplete realidad”, aclaró el jugador de 30 años este años.

Los ecos de la victoria del pasado sábado en Wembley siguen aún presentes en el club bávaro, tal como el propio Ribéry dejó claro en sus declaraciones: “Estoy tan feliz por todo el club, por el equipo y por mí. Muchas personas me han felicitado en Francia, también el seleccionador.”

Ribéry además comentó que tras la larga noche de celebraciones quiso llevarse la copa de Europa consigo a la cama, a lo que su esposa reaccionó con un “¿Qué estás haciendo?.” Tras un par de fotografías con la “orejona” todo regresó a la normalidad. “Estuvo muy bien”, indicó Ribéry guiñando el ojo a los periodistas presentes. Seguro que Ribéry quiere repetir la escena de nuevo este sábado.

También por Heynckes

Los aficionados del Bayern estarían encantados con ello, porque sería el primer triplete de un club alemán en la historia. “Tenemos que ganar”, aseguró Ribéry, “tenemos que ganar también esta copa por nuestro entrenador.” El Bayern llegará a la final sin presión, tras haber certificado el título de la Champions League, tal como explicó el extremo francés: “Estamos mucho más relajados, sin estrés.”.

Por cierto, Ribéry sólo ha disputado esta tempoara 92 minutos en copa. En primera ronda, ante el Regensburg, fue sustituido en el descanso, mientras que el duelo de segunda ronda ante el Kaiserslautern se lo perdió por unas molestias en el cuadriceps. En los octavos de final, ante el Augsburgo Ribéry fue expulsado en el minuto 47. Esa roja vino acompañada de dos partidos de sanción, por lo que Ribéry vio desde la grada como sus compañeros se clasificaban para la final. “Se lo agradecí a Basti”, reveló Ribéry. Este sábado el francés espera poder regalarle a sus compañeros y su técnico la copa.