presentada por
Menú
'Como un sueño'

Robben, el gran vencedor de la noche

Otra vez no…pensó Arjen Robben. Otra final perdida no. El extremo holandés disfrutó de las dos mejores ocasiones del partido (30´, 43´) y en ambas se estrelló contra Weidenfeller. Y cuando el tanto de Ilkay Gündogang (68´) igualó la contienda y todo apuntaba a la prolongación, apareció el holandés – en su cuarta final internacional- para decidir el encuentro. ¡Esta vez no! Robben asumió el protagonismo y tras recibir el pase de tacón de Franck Ribéry, ¡marcó el tanto que proclamó campeón de la Champions League al FC Bayern!

“Es un sueño tras tantas decepciones”, declaró el autor del segundo gol del Bayern en la final ante el Dortmund, “al finao no quieres ser el perdedor, quieres ganar algo al fin.” Situaciones como las de ayer son las que quedan grabadas en la historia del fútbol.

Especialmente tras lo sucedido el año pasado, el 19 de mayo de 2012, en la final de la Champions League disputada en Múnich. Robben tuvo en sus botas la oportunidad de lograr el 2-1 en la prórroga ante el Chelsea, pero el extremo holandés falló la pena máxima. El equipo inglés se hizo con el título en la tanda de penaltis y tanto Robben como el FC Bayern sucumbieron ante el duro revés. Pocos días después Robben fue silbado en su propio estadio en un amistoso que el Bayern disputó ante Holanda.

Sin embargo Robben sacó fuerza de flaquezas y trabajó aún más duro para darle la vuelta a la situación. El holandés representa perfectamente la evolución sufrida por el Bayern este año, que fue premiada este sábado por la noche. Robben anotó su primer tanto en una final (tras 25 disparos a puerta en las finales de la Champions 2010, 2012 y 2013). No sorprende por tanto las sensaciones vividas por el extremo. “Es como un sueño, aún resulta difícil de creer”, reconoció un Robben que no quiso separarse de la copa durante toda la noche.

Robben estaba preparado

Los periodistas quisieron saber todo lo que se le pasó por la cabeza en ese momento tan especial al jugador del Bayern. “Uno naturalmente no olvida todo lo que pasó el año pasado, todo vuelve a tu mente”, explicó Robben aún en el estadio de Wembley. El extremo además reconoció haber tenido buenas sensaciones antes de la gran final: “Estaba preparado, había jugado este partido varias veces ya en mi cabeza.”

Robben es un gran profesional y no deja nada a la casualidad. Por eso, no sorprende que ayer se viera al Arjen Robben que asume la responsabilidad. Como ya hiciera por ejemplo en cuartos de final ante el Borussia de Dortmund, al que eliminó con un golazo. “He de decirlo sinceramente, me alegro por Arjen. Ha sido el ganador del partido”, afirmó Jupp Heynckes.

Ferguson le entregó el premio al mejor jugador del partido