presentada por
Menú
Perfil

Wembley – un templo del fútbol

Pelé lo definió como “una catedral del fútbol”, Bobby Moore, el capitán de la Inglaterra campeona del mundo habló de la “Meca de todos los estadios” y David Beckham afirmó en su momento: “Todo niño quiere jugar en Wembley. Para mí es el estadio definitivo.” Todos se referían al mítico estadio de Wembley, un estadio que ocupa un lugar especial en el corazón de los aficionados al fútbol tal como comentó en una ocasión el ex primer ministro inglés Tony Blair.

Este sábado en el coliseo londinense volverá a escribirse un nuevo capítulo de la historia del fútbol. Y es que por primera vez en se verán las caras dos equipos alemanes en la gran final de la UEFA Champions League. “Uno trabaja para alcanzar una final de la Champions League. No hay nada más grande en el fútbol de clubes. Además este año la final se disputa en el estadio de Wembley, no se puede pedir más”, afirmó el ex jugador del Bayern y del Borusiia Thomas Helmer.(

El nuevo símbolo de Wembley

Ningún otro estadio del mundo merece la denominación de “césped sagrado” más que el estadio de la capital británica. Wembley fue inaugurado en 1923 con la disputa de la FA-Cup entre el Bolton y el West Ham. 200.000 espectadores asistieron al choque en aquella ocasión. Desde entonces la leyenda de Wembley se ha ido agrandando año tras año.

En 1953 por ejemplo, Hungría goleó 3-6 a la patria del fútbol en una tarde que pasó a la historia al ser la primera derrota de Inglaterra en casa. En la final del mundial de 1966 Geoff Hurst marcó el gol fantasma más recordado de la historia. Seis años después, en 1972, la probablemente mejor selección alemana de todos los tiempos, se impuso 1-3 a Inglaterra en cuartos de final de la Eurocopa. En octubre del año 2000, Alemania ganó el último partido disputado en el “antiguo” Wembley gracias a un gol del ex jugador del Bayern Dietmar Hamann (0-1).


Un nuevo capítulo en la historia del deporte rey

Y es que las dos míticas torres de 35 metros fueron derrumbadas en el año 2002, fecha en la que el estadio fue completamente reconstruido. Hoy en día Wembley es uno de los estadios más modernos del planeta. Todos los asientos están cubiertos de las inclemencias climatológicas, además las Twin Towers fueron sustituidas por un inmerso arco de acero conocido como The Arch, que con sus 133 metros de altura se ha convertido en el nuevo símbolo del estadio. Nueva cara, pero sigue manteniendo su carácter mítico. ((

En 2007 la Alemania de Joachim Löw asestó la primera derrota a Inglaterra en el nuevo Wembley con tantos de Christian Pander y Kevin Kuranyi (1-2). Seis años más tarde un club alemán volverá a levantar el título más importante del fútbol europeo en el 150 aniversario de la federación inglesa de fútbol, la FA.

Un buen día para hacer historia

“Hoy es un buen día para hacer historia”, ese fue el lema que apareció en el mural que realizaron los aficionados del FC Bayern la última vez que el club bávaro ganó la Champions hace justamente 12 años. El sábado los amantes del fútbol y especialmente el público alemán estará preparado para presenciar un nuevo capítulo en la historia del fútbol y, sin duda, no hay una sede mejor para ello que Wembley.