presentada por
Menú
La película del Bayern

Grandes emociones en el estreno

El tapete rojo extendido a la entrada de una sala de cine gigante, estrellas de la farandula, y por supuesto toda la mesa directiva del Bayern Múnich junto a Philipp Lahm, Bastian Schweinsteiger y Thomas Müller. Este fue el marco para una noche perfecta, la del estreno de la película sobre la histórica temporada del triplete: Wembley – Football is coming hoam. Aquí está todo lo que cada aficionado desea, la historia sobre el triunfo del Bayern en la final de la Champions League en Londres.

“El fútbol son emociones, y creo que esta película transmite grandes emociones. En nombre del club quiero agradecer a todos aquellos que participaron en ella, y en su elaboración”, dijo el directivo Karl-Heinz Rummenigge ante los casi 1.000 invitados de la firma Warner Bros.

Rene Hiepen produjo junto a Ralf Grengel (Agencia Powerplay Medienholding) la película que a partir del próximo 22 de agosto estará en los cines de Alemania. Los 65 minutos que erizan la piel ya circulan en DVD y Blu-ray bajo el título Mia san Champions. “Esta es una historia maravillosa, con un final feliz” declaró Schweinsteiger, mientras Lahm sostuvo “yo no voy a olvidar jamás este éxito, y es algo formidable tener todo el camino hasta el título en cinta”.

El centro de la historia es la final en Londres: el viaje, las horas antes del partido, la montaña rusa de los 90 minutos de juego y, claro, el gol de Arjen Robben que coronó una inolvidable temporada y sumió a todos, jugadores y aficionados, en una celebración sin antecedentes.

Hoeness y Rummenigge entusiasmados

El presidente del Bayern, Uli Hoeness, no ocultó su entuasiasmo: “yo soy un cinéfolo, especialmente de buenas películas, y en esta se puede disfrutar del fútbol desde una perspetiva diferente”. Rummenigge destacó que los jugadores demostraron también tener cualidades histriónicas e incluso llegó a recomendarle a algunos de los famosos artistas entre el público pensar en Schweinsteiger o Mueller para sus próximas producciones.

Junto a las emocionales imagenes la película también permitió darle un vitazo a la intimidad del equipo. Así, por ejemplo, los aficionados pueden tomar parte de la fiesta de cumpleaños del entrenador Jupp Heynckes, o el camino a la charla de motivación antes de la final de la Champions League. Igualmente la película acompañó a los seguidores del Bayern alrededor del mundo, en Nueva York, Nairobi, y claro, en Múnich, en la histórica noche del 25 de mayo del 2013. algo inolvidable.