presentada por
Menú
Goles fantasma, y con turbante

Historias del derbi

Bayern contra Nuremberg, bávaros contra francos. Este sábado se lleva a cabo el derbi 187 entre el poseedor del récord alemán y su predecesor. En 1987 el Bayern, al alcanzar su décimo título, superó la marca del Nuremberg como el equipo con más campeonatos ganados en la Bundesliga. Esto, y la cercanía entre Múnich y Nuremberg, separados por escasos 150 kilómetros, hacen del derbi uno de los duelos más interesantes en Alemania.

En la Bundesliga ambos equipos se han enfrentado en 58 ocasiones, con un balance que para el Bayern es muy positivo: 35 victorias, 12 empates y 11 derrotas, con un promedio de gol de 105 a favor y 62 en contra. La historia reciente también inclina la balanza a favor del equipo de Múnich, que de los últimos 22 partidos -tres de ellos en la Copa Alemana- solo ha perdido uno, empatado 8 y ganado 13.

Especialmente en casa el Bayern ha sacado a relucir su fortaleza y superioridad. Desde hace 21 años, en 15 partidos oficiales, no ha sido derrotado ante su propio público. El último traspies siendo local ocurrió en 1992 (1-3) en el Estadio Olímpico, pero los dos duelos más recientes en el Allianz Arena se han decidido con claridad (4-0). fcbayern.de repasa los datos más notables de la historia del derbi.

El primero

Hace más de 45 años, el 30 de octubre de 1965, se enfrentaron por primera vez el Bayern y el Nuremberg en la Bundesliga. 40.000 espectadores vieron en el estadio Grünwalder de Múnich un juego en el que el recién ascendido equipo local dominó pero no logró doblegar la defensiva del visitante, cuyo juego destructivo, que les deparó un 0-0, fue criticado duramente por el entrenador bávaro Tschik Cajkovsi.

La derrota más amarga

Dos años más tarde, el 2 de diciembre de 1967, el Bayern, de visita en Nuremberg, encajaría la derrota más abultada en un legendario 7-3 con cinco goles conseguidos por el delantero Franz cabeza de oro Brungs, un logro que hasta ahora ningún otro jugador de su equipo ha logrado repetir. Al final de esa temporada, con una victoria 2-0 sobre el Bayern en la penúltima jornada del torneo, el Nuremberg aseguría el título, el último en su historia hasta ahora.

La última derrota

En el nuevo milenio el Bayern sólo abandonó en una ocasión la cancha como perdedor. El 2 de febrero del 2007 el Nuremberg, que luego se coronaría como campeón de la Copa Alemana, vencieron a los de Múnich 3-0 (1-0) con goles de Ivan Saenko, Markus Schroth y Robert Vittek. Este fue el debut de Ottmar Hitzfeld como entrenador esa temporada tras haber heredado el equipo de Felix Magath el día anterior.

El gol del turbante

Legendario aún hoy es también el partido de final de la Copa Alemana que se realizó el 1 de mayo de 1982. Terminado el primer tiempo en el estadio de Fráncfort el Nuremberg ganaba 2-0, pero en la segunda mitad el Bayern, de la mano de Karl-Heinz Rummenigge, Wolfgang Kraus y Paul Breitner, le dio la vuelta al partido y grabado en el recuerdo se quedó el cabezazo que terminó en el gol del 4-2 marcado por Dieter Hoeness, quien jugaba con un turbante en la cabeza que cubría una herida de tres centímetros causada por Alois Reinhardt.

El gol fantasma

¿Entró o no? En el Estadio Olímpico los jugadores del Bayern ya se habían dado la vuelta desilusionados, pero el juez de línea vio un gol. En el minuto 24 del partido del 23 de abril de 1994 se registró uno de los goles más curiosos de la historia de la Bundesliga, un gol que no fue gol. Después de un tiro de esquina Thomas Helmer disparó el balón por fuera del arco, pero el juez de línea lo vio adentro, y el central acogió su opinión y concedió el gol: 1-0 para el Bayern. Al final el Bayern ganó 2-1 luego de que el rival fallara el cobro de un penalti. Nuremberg protestó y diez días más tarde el partido se repetiría. (Ver el siguiente punto)

La victoria más abultada

La repetición de ese partido derivó en la vitoria más abultada del Bayern sobre el Nuremberg: 5-0. El 3 de mayo los goles los anotaron Mehmet Scholl (2), Bruno Labbadia (2) y Dietmar Hamann, y cuatro días más tarde celebrarían el título alemán. Para el Nuremberg la historia terminó de una forma amarga que los condenó al descenso. Si el penalti del primer partido no se hubiera desperdiciado, el resultado entonces habría sido 2-2, con lo cual (quedando todos los otros resultados de la fecha como se presentaron) Nuremberg hubiese permanecido en la primera división, y el Bayern no hubiese ganado la Bundesliga.

Penaltis sin fin

18 penaltis se necesitaron el 28 de octubre del 2003 para definir el ganador del partido de la segunda ronda de la Copa Alemana. Luego de 90 minutos el partido terminó 1-1 en el Estadio Olímpico con goles anotados por Vittek y Makkaay. A continuación se desarrollaría una inolvidable serie de penalties que finalizaría en el cobro número 18 con victoria 8-7 para el Bayern.

La despedida del Estadio Olímpico

Nuremberg fue el último rival del Bayern en el Estadio Olímpico el 14 de mayo del 205. La despedida deparó un triunfo categórico 6-3 (5-0) a un equipo de Múnich que ya sehabía coronado campeón alemán. Los últimos dos goles que se marcaron en ese histórico estadio los consiguió un jugador del Nuremberg, el eslovaco Samuel Slovak.

El último derbi

El último partido contra el Nuremberg fue claro para el Bayern. Un 4-0 fue el resultado en el pasado mes de abril ante los ojos de 71.000 espectadores en el Allianz Arena. Los goles los obtuvieron Jerome Boateng, Mario Gómez, Rafinha y Xherdan Shaqiri una semana después de haber asegurado el título alemán. El partido, además, ofreció otras curiosidades: Franck Ribéry fue por primera vez capitán del equipo en un juego oficial, Tom Starke atajó un penalti y Pierre-Emile Hojbjerg debutó y se conviritó en el jugador más joven en la historia del Bayern en formar con el equipo profesional a la edad de 17 años y 251 días.