presentada por
Menú
Visita y entrenamiento

Martínez presente, Ribéry ausente

¿El clima? ¡Esplendido! ¿El campo? ¡Perfecto! ¿El escenario? ¡Grandioso! A tres días de la versión 187 del derbi bávaro-franco entre Bayern y Nuremberg el equipo cumplió con una cita especial. Celebrando la primera década de sociedad con el HypoVereinsbank el equipo entrenó en la mañana del miércoles de visita en la sede deportiva del patrocinador en un parque en pleno centro de Múnich.

Unos 3.000 espectadores, la mayoría de ellos empleados de la entidad financiera y sus familiares, siguieron con entusiasmo la práctica del Bayern, que se llevó a cabo bajo un sol resplandeciente en medio de un ambiente de fiesta popular en inmediaciones del famoso Parque Ingles. Luego del saludo oficial, con foto del equipo incluida, el entrenador Pep Guardiola dirigió el entrenamiento de sus jugadores en un campo excelentemente preparado para la ocasión, y bajo los gritos de los aficionados.

Martínez regresa a las prácticas del equipo

Guardiola tuvo que prescindir de nuevo de Franck Ribéry, quien desde el partido del pasado fin de semana contra el Fráncfort trabaja en la recuperación de un golpe en el tobillo. El francés se quedó en la sede deportiva del Bayern cumpliendo un programa individual de entrenamiento mientras Javi Martínez se reintegró a las practicas con el resto del equipo luego de su viaje con la selección a jugar contra Ecuador. El español pudo completar toda la sesión del día.

Este miércoles la prioridad se le dio a los ejercicios de transición entre defensa y ataque, el ataque al contrario y el juego en espacios reducidos con definición frente al arco rival. Arjen Robben se declaró satisfecho al termino del entrenamiento y dijo “es normal que hay cosas por mejorar, pero hay otras cosas que estamos haciendo muy bien. Estamos en medio de un proceso pero vamos por buen camino”.

Götze progresa

Por ese camino marcha también Mario Götze, quien en el entrenamiento dejó entrever varias veces todo el potencial de su excelente calidad. “Claro, aun falta un poco hasta que encuentre mi ritmo y pueda dar el 100 por ciento”, declaró el jugador de 21 años que espera estar en la convocatoria para el partido del fin de semana contra el Nuremberg, y que cuenta con alcanzar el pleno de su rendimiento en “tres, o cuatro semanas”.

La sesión de entrenamiento terminó luego de 75 minutos y a ella le siguió una sesión de autógrafos para los aficionados que hizo sudar aún más a los jugadores del Bayern. Manuel Neuer, además, se enfrentó a varios trabajadores del HypoVereinsbank que cobraron uno tras otro penaltis que generaron una donación de 5.000 euros para su fundación infantil.