presentada por
Menú
Victoria en la Champions

“ES UN GRAN COMIENZO”

A falta de media hora para el duelo ante el CSKA, las imágenes del pasado 25 de mayo aparecieron en los marcadores del estadio y hasta los propios jugadores del Bayern, que estaban calentando, levantaron la cabeza para disfrutar una vez más con el histórico momento. 115 días después de la conquista de la Champions League, el Bayern comenzó su andadura en la nueva temporada de la máxima competición continental.

“El equipo ha continuado en la línea mostrada en Londres ante el Dortmundt: con un gran partido”, afirmó un contento Karl-Heinz Rummenigge tras el 3-0 (2-0) logrado por los suyos ante el CSKA de Moscú. Una victoria que Uli Hoeneß encontró “genial”. Y lo cierto es que el Bayern se mostró hambriento desde el primer instante. Poco más de 180 segundos habían transcurrido cuando la parroquia local ya cantó el primero, obra de David Alaba.

“Empezamos agresivos y presionamos“, indicó Arjen Robben, uno de los actores más destacados en la noche de ayer. “Encaramos al rival con mucha intensidad, casi no le dejamos ninguna ocasión“, destacó así Toni Kroos el trabajo defensivo de su equipo, mientras que el capitán Philipp Lahm aseguró que a diferencia del 2-0 en liga ante el Hannover, el equipo ayer se mostró “más agresivo, con mayor seguridad con el balón y mejor organizado.”

Y efectivo. Mario Mandzukic amplió la ventaja poco antes del descanso con un cabezazo imparable. “Hemos jugado bien, sobre todo en la primera mitad“, resaltó Pep Guardiola en la rueda de prensa pospartido. Bastian Schweinsteiger, quien entró en el minuto 70 de partido, compartió la opinión de su técnico: “Entramos muy bien al partido, hicimos correr el balón y estuvimos muy presentes. Tuvo buena pinta, sí“

“Un largo camino”

El dominio del Bayern no decreció en la segunda mitad, aunque el cuadro bávaro podría “haber jugado de manera aún más consecuente”, tal como señaló Kroos. Por ejemplo como en el minuto 68, en el que Robben finalizó una gran jugada colectiva para colocar el 3-0 definitivo, certificando así la 10ª victoria consecutiva del Bayern en el primer partido de la Champions. “El 3-0 en casa es un gran comienzo”, resumió el holandés a posteriori.

Feliz se mostró también Jérôme Boateng. “Dejamos la puerta a cero y casi no dejamos ninguna ocasión al rival. Hemos empezado de manera consecuente“, comentó el central antes de abandonar el estadio muniqués. Aunque en las filas del Bayern todos saben que este es sólo el principio. “Ahora vamos a Manchester, una tarea complicada“, indicó el capitán Philipp Lahm, quien sabe que hasta poder repetir las imágenes del pasado 25 de mayo queda “un largo camino.”