presentada por
Menú
Victoria obrera

Sin gala, pero con tres importantes puntos

32 partidos de invicto en la Bundesliga. ¡Qué serie! Este es ya un récord interno del club, y en Alemania pone a temblar el que posee el Hamburgo de 36 partidos sin perder que impuso en los años 80. Además, el Bayern, con el 1-0 sobre el Wolfsburgo, lleva 44 partidos seguidos en la liga en los que anota por lo menos un gol. La temporada pasada, la del triplete, ha sido la más exitosa en la historia de los bávaros; esta temporada el equipo de Pep Guardiola sigue por esa impresionante línea de rendimiento.

19 puntos en siete partidos de la Bundesliga, cupo en octavos de final de la Copa Alemana, victoria en el primer enfrentamiento en la Champions League y el triunfo en la Supercopa de Europa. ¡No se puede pedir más! El que la gran ofensiva no se haya visto en el partido contra el Wolfsburgo de este sábado es un dolor que se puede tolerar. “Por supuesto que los aficionados vienen al estadio con la ilusión de ver muchos goles, pero ellos no todas las veces se consiguen. No brillamos, pero ganamos merecidamente” anotó Jerome Boateng.

Como en todos los partidos de esta temporada, el Bayern dominó desde el principio. 71% por ciento de posesión del balón fue el balance ante 71.000 espectadores que llenaron el Allianz Arena. Pero: los bávaros tuvieron dificultades contra la “agresiva defensa” del Wolfsburgo para “crear opciones de gol” analizó Thomas Mueller, “no encontramos la solución correcta y fallamos al no anotar un gol temprano”.

El arquero Manuel Neuer, que detuvo de forma brillante la única opción clara de gol del Wolfsburgo a través de su excolega Luiz Gustavo, en el minuto 7, constató una “victoria obrera” de su equipo: “tuvimos fe en nosotros mismos, en el hecho de que anotaríamos un gol e invertimos mucho en ello”. Para Neuer no fue una sorpresa que el rival planteara un juego tan complicado. “Ese es un equipo que no está en tantas competencia paralelas. Correr y luchar pueden todos en la Bundesliga”.

Su compañero Mueller lo ve igual. “Por supuesto que ahora se espera siempre una gala del Bayern, pero los otros también saben cómo se juega al fútbol y tienen cinco o seis jugadores capaces de correr 14 kilómetros”. Un ejemplo de ello es Luiz Gustavo, cuyo fichaje le da mucha estabilidad defensiva al Wolfsburgo.  

El brasileño, que durante dos años y medio vistió el uniforme del Bayern antes de cambiar este veran al Wolfsburgo, vivió en el Allianz Arena una tarde muy emotiva. “Volví a ver a muchos amigos, fue un día lindo” contaría más tarde. Antes del pitazo inicial recibió de Karl-Heinz Rummenigge y Uli Hoeness un ramo de flores, y luego, con el pitazo final, visitó a sus excompañeros en el vestuario. “Fue bonito jugar contra mi amigo, le deseo todo lo mejor”, dijo Jerome Boateng en representación del resto del equipo.

En la cancha el Bayern no regaló nada y al final reinó la alegría por conseguir tres puntos importantes que dejan todas las puertas abiertas en la clasificación de la Bundesliga. Dortmund, con los mismos puntos, sigue de primero solo por la diferencia de goles, y el miércoles se tendrá al frente al Manchester City en la Champions League.

“Será un partido muy, muy intenso” aseguró Dante. Boateng, que entre el 2010 y el 2011 fue jugador del equipo ingles se alegra por una “gran experiencia para todos”. En Manchester el Bayern tendrá probablemente más espacio para combinar, por eso el entrenador Pep Guardiola anunció optimista: “estoy seguro que en los próximos encuentros, contra Manchester City y Leverkusen, vamos a jugar mejor”.