presentada por
Menú
“Una victoria trabajada”

Guardiola y Götze cambian el rumbo del partido

El resultado al final de los 90 minutos dejaba poco lugar a la duda: FC Bayern 4 – Mainz 1. Una victoria “soberana” (Arjen Robben), “merecida” (Philipp Lahm), tres nuevos puntos, y ciertamente “nuestro 2° mejor resultado en la Bundesliga”, tal como recordó Thomas Müller. Sin embargo, finalizados los primeros 45 minutos el Bayern se marchó al descanso por detrás en el marcador (0-1). Entonces Pep Guardiola tomó un par de decisiones.

“En el descanso cambiamos algunas cosas, no sólo a nivel individual, sino también en la forma que queríamos distribuir los espacios y luego dio sus frutos”, informó Lahm. Concretamente Guardiola cambió su dibujo táctico, pasando de un 4-1-4-1 a un 4-2-3-1. Y la muralla del Mainz empezó a abrirse.

Ciertamente el cuadro visitante no había dejado ni un metro libre a los hombres de Guardiola durante la primera mitad. “Hay que reconocer el partido del Mainz. En la primera mitad nos han complicado la vida bastante”, reconoció un Lahm que no dudó en criticar la falta de concentración de su equipo durante los primeros compases del choque.

Guardiola busca la solución

Y no le falta la razón al capitán del Bayern, pues al conjunto muniqués se le han atragantado ya varias de las primeras partes de los partidos ligueros disputados en el Allianz Arena. Algo que el propio Guardiola había indicado en la semana previa al duelo contra el Mainz y que ayer sábado volvió a repetirse. “Tenemos que saber por qué ocurre”, comentó el técnico antes de indicar que espera poder mejorarlo “en breve. No quiero invitar a los espectadores a que sólo vengan en la segunda mitad.”

Ayer, ante el Mainz, sus hombres remontaron en los primeros compases de la reanudación. El cambio del sistema y de las posiciones de algunos de los jugadores (Robben en banda izquierda, Lahm como lateral derecho) le cambió la cara al Bayern. Pero sobre todo por la entrada en escena de Mario Götze. El jugador de 21 años asistió a Robben en el 1-1 (50´) y a Mandzukic en el 3-1 (69´). En el 2-1 de Müller (52´), Götze también intervino en la jugada.

Götze "la clave"

“Me alegro por él. Necesitamos a un jugador entre las líneas que, con su inteligencia, dé el último pase”, indicó Guardiola. Müller se mostró en la misma línea que su entrenador: “Con Mario tuvimos más fuerza. Ha abierto los huecos arriba y asistido en los goles. Quizás fue la clave.” El propio Müller cerró el partido al transformar un penalti en el minuo 82´.

“Ha sido una victoria trabajada”, resumió Arjen Robben a los pocos segundos de terminar el duelo ante el Mainz. “Afortunadamente los partidos duran 90 minutos”, comentó Karl-Heinz Rummenigge tras la séptima victoria liguera. Este miércoles el Bayern afrontará un nuevo compromiso ante su público. Será en Champions League ante el campeón checo, el Viktoria Pilsen. “No vendrán aquí para regalarnos la victoria. Tenemos que estar metidos desde el principio”, aseguró Robben.