presentada por
Menú
Celebración en Suecia

Partido 100 de Schweinsteiger con Alemania

Recordando su debut con la selección alemana Bastian Schweinsteiger no pudo ocultar una sonrisa. En aquel entonces, durante el verano del 2004, apareció un joven rubio de 19 años en el círculo del equipo nacional acompañado por otro novato, Lukas Podolski, como símbolo de una promesa de mejores días para el fútbol de su país. “Poldi y yo eramos de lejos los jugadores más jóvenes en la selección. Muchas cosas han cambiando, no solo en lo deportivo, también en las expectativas”, repasa Schweinsteiger los casi nueve años que lleva jugando para Alemania desde el amistoso contra Hungria el 6 de junio del 2004 que terminó 0-2.

Él se convertirá este martes, en el partido de cierre del grupo eliminatorio al Mundial de Brasil contra Suecia, en el jugador número 12 en completar 100 partidos con el uniforme de Alemania. “Esa cifra me pone muy orgulloso, es algo especial, para nada común, y mi deseo es poder sumarle algunos juegos más. No me motiva solamente pertenecer al grupo de los mejores, también quiero ser del mejor equipo, esa es una meta mía” dijo el jugador de 29 años revelando cuánto anhela los títulos.

Ausente en 37 partidos

Con el FC Bayern Schweinsteiger lo ha ganado todo después de esperar mucho tiempo por esos triunfos, e incluso encarar duras decepciones y frustraciones como aquella serie de penaltis en la final de la Champions League del 2012. La temporada pasada, en cambio, le deparó muchas alegrías: el triplete y la elección como mejor jugador alemán de la pasada temporada. 

“Ese premio me enorgullece, pero también sé que está ligado a cómo salieron las cosas con el Bayern, por eso lo veo como un reconocimiento al equipo”, dijo colocando al colectivo sobre lo individual.

La evolución de Schweinsteiger ha sido en la selección nacional muy similar a la del Bayern.

Él es ahora un líder y vice-capitán que creció bajo las ordenes de Jürgen Klinsmann y Joachim Löw, con quienes ha participado en todos los torneos desde el 2006 hasta el 2012. De no haber sido por las lesiones, las suspensiones o las apariciones con el Bayern, que le obligaron a perderse 37 partidos de la selección, la marca de los 100 partidos la hubiera superado ya hace mucho tiempo, y tendría temblando el récord de 150 que posee Lothar Matthäus.

Figura clave en la consecución del triplete

“Para mí él es uno de los tres mejores jugadores en la historia del fútbol alemán” elogió su exentrenador Jupp Heynckes en declaraciones a la prensa.

“Bastian ha crecido como persona y fue pieza clave en la consecución del triplete”, recalcó, y además le puso en un mismo escalón con los campeones del mundo españoles Xavi, Andrés Iniesta y Sergio Busquets.

Lo único que le hace falta a Schweinsteiger para ser completamente feliz es un título con el uniforme nacional alemán. En la final de la Eurocopa del 208 los españoles impidieron ese logro, a lo que el dijo: “fracasar a punto de alcanzar la meta produce mucho dolor”. En los Mundiales del 2006 y 2010 la última estación fue la semifinal y hubo que contentarse con el tercer lugar.

La próxima oportunidad será en Brasil, en el verano del 2014: “con el Bayern ya gané el máximo título a nivel de clubes, ahora quiero el de naciones”.