presentada por
Menú
¡Magnifique!

Ribéry y Mandzukic están dichosos

Todo parecía resuelto: derrota 0-2 en Ucrania, esperanzas francesas de ir al Mundial casi nulas. ¿Remontar esa ventaja? Ningún equipo había logrado algo así en unas eliminatorias. Pero el pequeño milagro se dio, y todo gracias a un impresionante partido de Franck Ribéry, quien de esta forma ratificó por qué fue elegido como el mejor jugador del año en Europa, y por qué tiene justificadas ambiciones de ganar el Balón de Oro 2013.

“¡C´est magnifique!”. En español ¡es grandioso! Gritó Ribéry al termino del partido celebrando la clasificación a Brasil 2014 conseguida por Francia gracias a dos asistencias suyas y a los goles de Mamadou Sakho (minutos 22 y 72) y Karim Benzema (minuto 34).

“Nunca lo olvidaré” comentó Ribéry el partido. Y los medios franceses también celebraron el logro. “Respetos” tituló en la primera página L´Equipe, y en su texto habló de “una noche azul de ensueño”, también por la afición que se volcó a las calles de París a festejar.

Kovac orgulloso

Igualmente se alegraron los croatas en Zagreb, donde Mario Mandzukic, el delantero del Bayern, abrió la puerta a la cuarta participación en un Mundial de su selección. El nuevo entrenador de Croacia, el ex jugador bávaro Nicko Kovac, consideró el partido contra Islandia, que le dio el tiquete a su país a Brasil 2014, como “una noche de un cuento de hadas”.

“No soñé nunca que en mi segundo partido al frente del equipo nacional se iba a jugar tan bien” elogió a sus futbolistas Kovak, quien con su hermano Robert al lado, otro exbávaro, asumió hace apenas unas semanas como entrenador de Croacia. Ellos tendrán que empezar a planear el primer partido de su selección en el Mundial de Brasil sin Mario Mandzukic, quien será suspendido por lo menos por una jornada luego de haber sido expulsado ayer.

Pero hasta el evento en Brasil queda aún bastante tiempo, y ahora a Mandzukic y a Ribéry les espera el Bayern, con el cual también ambos quieren causar furor y regalarle a la afición algunas noches maravillosas.