presentada por
Menú
“Un fin de semana perfecto”-

Un Bayern “ambicioso” disfruta de su “colchón”

Aeropuerto de Dortmund, sábado a las 21:30h. Varios cientos de aficionados esperan al autobús del equipo. Al bajar Philipp Lahm, Manuel Neuer, Arjen Robben, Mario Götze y cía. los seguidores del Bayern les reciben con una sonora ovación. Tras firmar autógrafos y hacerse fotos, la plantilla embarca en el vuelo chárter de Lufthansa rumbo a la capital bávara. Tras el 0-3 al Borussia, reina la felicidad a bordo pero no la euforia.

En el Bayern saben que hay que mantener los pies en el suelo pese a la cómoda renta de 4 puntos sobre el 2° (Bayer 04) y 7 sobre el 3° (Dortmund): “Debemos ser prudentes, no somos perfectos. Ahora tenemos un buen colchón, pero aún queda mucho trabajo por hacer. Aún no hemos alcanzado la cima”, afirmó Pep Guardiola. El técnico español disfrutó con los 90 minutos de los suyos en el Signal-Iduna-Park, aunque como siempre también encontró algunos aspectos mejorables.

Como por ejemplo la fase inicial del choque. Guardiola se quedó sin embargo con los últimos diez minutos de la primera mitad o la gran segunda mitad de sus hombres, en la que Mario Götze (66´),  Arjen Robben (85´) y Thomas Müller (87´) no perdonaron. “En esa fase estuvimos realmente bien. En general fue bastante difícil atacarle al Dortmund. Están perfectamente organizados.”

La superioridad en el centro del campo decisiva

Pero también el Bayern mostró mucha seguridad defensiva. Jérôme Boateng, Dante y cía completaron un excelente partido, aunque es cierto que en alguna ocasión tuvieron muchas dificultades para frenar las contras locales. “No los puedes parar al 100%, tampoco nosotros”, resaltó Müller. Además Manuel Neuer dio muestras de sus grandes reflejos en un par de ocasiones. En ataque, el juego de pases mejoró notablemente con las incorporaciones de Götze y Thiago al partido. La “superioridad en el centro del campo” fue sin duda el factor que decantó la victoria del lado muniqués, tal como explicó Guardiola.

“Ha sido un fin de semana perfecto. Si seguimos así, a los rivales le resultará complicado”, resaltó el capitán Lahm tras el pitido final. El internacional alemán aprovechó para recordar que durante gran parte del mismo, el duelo estuvo “muy ajustado”. “Cada uno ha tenido su parte. Al final mostramos nuestra clase” , concluyó Lahm. Su compañero Müller subrayó que aún no funciona todo a la perfección: “Pero eso es una queja al más alto nivel. Encantado aceptamos los 7 puntos de ventaja que tenemos sobre el Dortmund.”

“De nuevo ambiciosos”

Junto al buen juego, el equipo peleó cada esférico ayer sábado. Algo que especialmente le gustó al director deportivo Matthias Sammer. “Estamos de nuevo hambrientos, somos realmente ambiciosos. Ese debe ser el mensaje de aquí hasta Navidades.” Toca por tanto continuar el camino que ha llevado al Bayern ha sumar 38 partidos de la Bundesliga consecutivos sin conocer la derrota. Los jugadores también lo ven así, como bien explicó Müller: “No puedo presentarme aquí en noviembre hablando del título liguero.”

Las estrellas del Bayern prefieren dejar ese tema por ahora a unos aficionados que ayer apoyaron a su equipo durante los 90 minutos en las gradas del estadio de Dortmund. Thiago se mostró encantado con su regreso y con el gran ambiente que hubo antes, durante y después del partido: “Todos los jugadores del mundo quieren jugar un partido así.” Ahora, toca pensar en el próximo compromiso. Será el miércoles en la Champions League ante el CSKA de Moscú.