presentada por
Menú
Día 1 en Agidar

Bayern quiere “cerrar con broche de oro”

Antes de celebrar, ser campeón del mundo. El orden de las estaciones del Bayern en su último viaje del 2013, el del Mundial de Clubes de la FIFA, están claramente definidas. A puertas de la Navidad, en Marruecos, el Bayern busca su quinto título del año más exitoso en la historia del club, cuando se ganaron la Bundesliga, la Copa Alemana, la Champions League y la Supercopa de Europa.

“Por supuesto que tenemos que ganar dos partidos. Pero ganamos el Mundial y después vendrán unas buenas vacaciones con la familia” contó Franck Ribéry luego del aterrizaje del campeón de invierno de Alemania en Agadir en la noche del sábado. Numerosos aficionados le dieron una entusiasta bienvenida al favorito al título en Marruecos.

Para el grupo dirigido por Pep Guardiola el programa del domingo incluía trabajos de regeneración, pues al hotel en Agadir se ingresó a la madrugada. Ribéry y sus compañeros disfrutaron de la mañana libre, en la que pudieron dormir hasta tarde, o dar un paseo por los jardines del alojamiento. Algunos prefirieron acudir al consultorio médico para ser examinados, mientras otros se asolearon aprovechando la agradable temperatura de 20 grados centigrados.

En la tarde el equipo fue al estadio de Agadir, con capacidad para 45.000 espectadores, donde Ribéry y Manuel Neuer ofrecieron una rueda de prensa antes de sumarse al primer entrenamiento bajo el sol africano. Allí el campeón de la Champions League jugará el martes la semifinal del Mundial de Clubes contra el campeón de Asia Guangzhou Evergrande. “Al equipo chino no lo conozco mucho, pero nosotros somos los favoritos” recalcó Ribéry.

“El Mundial de Clubes es nuestra última meta este año”, dijo Neuer, “hemos tenido mucho éxito en el 2013 y queremos cerrarlo con broche de oro”. Al rival chino no se le va a subestimar en el penúltimo partido del año. “Queremos este título y consecuentemente vamos a afrontar el partido” advirtió Neuer.