presentada por
Menú
Un último esfuerzo

El Bayern quiere “aprovechar una ocasión única“

Palmeras, mar y sol. Marruecos es sin duda un buen destino para dejar atrás el frío invierno alemán. Sin embargo el FC Bayern no está de vacaciones en el país norteafricano, tal como dejó patente ayer martes en el 0-3 (0-2) cosechado ante el Guangzhou Evergrande en las semifinales del Mundial de Clubes de la FIFA. El objetivo ahora es lograr una victoria más este sábado en la gran final que se disputará en Marrakech. El histórico 2013 tendría así su broche de oro y el FC Bayern sería oficialmente “el mejor equipo del mundo”. “No estaría nada mal”, reconoció Toni Kroos.

Pero para ello habrá que ganar la final primero. Viendo la forma y la manera en la que el once de Pep Guardiola se impuso en Agadir al campeón asiático, los aficionados del FC Bayern pueden ser optimistas. “Estoy muy contento. Hemos afrontado la tarea de manera seria y concentrados, controlamos el partido y casi no sufrimos ninguna contra”, declaró Guardiola. Por su parte el director deportivo Matthias Sammer también se mostró “feliz” porque el equipo no dio ningún síntoma de relajación.

El campeón chino entrenado por Marcello Lippi hizo frente al FC Bayern durante el primer cuarto de hora, hasta que la maquinaria ofensiva muniquesa. Franck Ribéry (41´), ovacionado todo el tiempo por los aficionados marroquíes, adelantó al Bayern. Posteriormente los dos Marios, Mandzukic (44´) y Götze (47´), sellaron el pase a la final.

Reconocimiento de Marcello Lippi

“Era cuestión de tiempo que marcaramos los goles. Hemos jugado muy, muy serios“, analizó Kroos. El capitán Philipp Lahm compartió esa opinión: “Jugamos concentrados, esa fue nuestra baza.“ El 0-3 reflejó lo visto sobre el campo, tal como reconoció el propio Lippi tras el duelo: "Hoy se ha podido ver la diferencia entre el equipo más potente del mundo y el resto."

El Bayern está a una victoria del título y Guardiola no quiere dejar pasar esta oportunidad: “Quizás sea una ocasión única. Esta final es para Jupp y su equipo.“ Claudio Pizarro sabe perfectamente lo que se siente al ganar el Mundial de Clubes, pues ya lo levantó en 2001 con el FC Bayern ante el Boca Juniors en Tokio.

“Ese fue mi primer título con el Bayern. Fue un gran partido. Sammy Kuffour marcó el gol decisivo“, recordó un atacante peruano que además destacó el magnífico ambiente que existía en aquella final. Ahora, 12 años después, Pizarro aspira de nuevo al título con el FC Bayern. En el último partido del 2013 el cansancio no será una excusa, tal como indicó Lahm: “¡Todos quieren este título! Sólo lograndolo podremos irnos tranquilos a las vacaciones.”