presentada por
Menú
Trabajando en los detalles

El “nivel 2” de Guardiola está en marcha

Ampollas, calambres musculares, dolores... Sí, la concentración en Qatar es dolorosa. Mientras los jugadores sufren lo que es habitual en la pretemporada, a Pep Guardiola le tocó una novedad: él también tiene males que le aquejan. El entrenador está afónico, sin voz, por culpa de las intensas y acaloradas sesiones de entrenamiento.

“Como se puede ver, él aún no termina con nosotros”, comentó Manuel Neuer la pasión con la que Guardiola dirige las prácticas. El entrenador está entregado con cuerpo y alma a su tarea, involucrado en todo, mostrando como deben ser los pases, los recorridos del balón y los jugadores, alabando y criticando, gesticulando a lo largo de la sesión, y al final charlando de forma individual con sus discípulos.

“Él comunica muchísimo, personalmente y al grupo. Él es muy activo”, reveló Dante. Guardiola es uno de los que no se da por satisfecho pese al impecable segundo semestre del 2013 que cumplió el Bayern. “Si se quiere ganar otra vez la Bundesliga y la Champions League, nuestro nivel aún no es lo suficientemente alto. Tenemos que trabajar mucho para volver a terminar como campeones” había advertido ya antes de la Navidad.

En Doha Guardiola afina especialmente dos cosas: control del juego y el balón en busca de que el equipo no lo pierda, y mantenerlo con paciencia hasta encontrar el hueco por el cual penetrar la defensa rival; la presión colectiva al perder el balón para recuperarlo lo más rápido posible.

“La cabeza también debe trabajar”

En los primeros seis meses bajo Guardiola, el Bayern ha logrado los fundamentos necesarios para cumplir esas metas, explicó Manuel Neuer: “nosotros ya aprendimos mucho y no estamos empezando de cero”. Guardiola también notó que durante la primera mitad de la temporada los jugadores ganaron cada vez más confianza en su idea futbolística: “a principio permitimos muchos contragolpes, eso ha mejorado”.

En Doha ha empezado el “nivel 2” de Guardiola. “Queremos progresar y estamos trabajando el detalle” evaluó Neuer, “a esa altura las finezas marcan una diferencia y nosotros tenemos mucho apetito de aprendizaje” concluyó el actual mejor portero del mundo. Todo eso es algo que en Doha salta a la vista.