presentada por
Menú
“Estamos contentos“

Lucha con premio para un Bayern de récord

Tras una 1:45 horas de viaje el FC Bayern regresó a Múnich. A bordo del autobús del club muniqués la plantilla llegó cansada a la ciudad deportiva pero con mucha alegría en sus rosotros. Los 230 km y los intensos 90 minutos disputados en Stuttgart habían merecido la pena, pues el Bayern se impuso 1-2 en el último instante con un golazo de Thiago.

Y eso que el partido no había comenzado de la mejor forma para el Bayern. “En la primera media hora tuvimos mucha posesión“, tal comentó Philipp Lahm haciendo referencia al 80% de posesión que el Bayern llegó a tener durante la primera mitad. Aunque las ocasiones muniquesas no fueron numerosos, ¿el motivo?: “no jugamos tan consecuentes como solemos serlo”, explicó el capitán del FC Bayern.

Paciencia y acierto

Además el Stuttgart hizo gala de su intensidad como local. “El Stuttgart casi no nos dejó opciones de jugar con profunidad. No encontramos los pases decisivos“, continuó analizando Lahm. El partido se puso aún peor con el tanto anotado por Vedad Ibisevic a la media hora de juego. Ese gol del delantero del Stuttgart supuso además la primera vez que el Bayern se marchaba al descanso por detrás en el marcador desde el 19 de marzo de 2013 (0-1 contra el Mainz, 4-1 al final).

Pero este Bayern destaca, sobre todo, por su motivación para superar los retos. “En los últimos diez minutos de la primera parte y tras el descanso jugamos mejor, creamos muchas ocasiones“, subrayó Pep Guardiola en la rueda de prensa pospartido. Lahm compartió la opinión de su técnico: “El equipo demostró en la segunda mitad que puede jugar con paciencia y hacer los goles en los momentos oportunos.“

Guardiola además dejó patente que el Bayern iba a por todo con el doble cambio que realizó en el minuto 60. El entrenador español dio entrada a Claudio Pizarro y Mario Mandzukic, dos delanteros de una tacada. El atacante croata hizo gala de su entrega, peleando cada balón dividido, mientras que el ariete peruano premió el esfuerzo del Bayern a un cuarto de hora del final logrando el 1-1. Un punto como visitante tampoco estaba mal, ¿verdad?

“Hemos luchado mucho”

Pues no, el líder quería más. El gol del empate espoleó a los hombres de Guardiola. El Bayern buscaba constantemente el segundo tanto aún corriendo el riesgo de que el Stuttgart asestara el golpe definitivo al duelo en una contra. “Hemos luchado mucho aquí“, resaltó Dante. Su compañero Thiago resumió perfectamente el sentir del equipo muniqués: “ Intentamos lograr la victoria hasta el final.“

Precisamente el internacional español coronó la remontada del Bayern con un remate acrobático en el minuto 93. “Nos alegra haber podido llevarnos los puntos a casa al final“, señaló Dante. “Hemos ampliado nuestra ventaja, estamos contentos“, recordó Guardiola los 13 puntos con los que cuenta ya su equipo sobre el segundo clasificado. ¿Cansancio? Tras un par de horas de sueño, la plantilla trabajó de nuevo sobre el césped de la ciudad deportiva.