presentada por
Menú
"Un sueño"

Guardiola espera mentes libres

El viernes estuvo muy tranquilo en la sede deportiva del Bayern. Solo se dejaron ver por allí Xherdan Shaqiri, Franck Ribery y Holger Badstuber, quienes trabajaron en su regreso a las canchas, así como Jerome Boateng, Daniel van Buyten y Arjen Robben. Para el resto de los jugadores de la plantilla profesional la tarea del día fue liberar su mente con miras al próximo reto luego del exitoso viaje a Londres: el partido contra el Hannover.

Responsable de la tranquila pausa es Pep Guardiola, quien le concedió a sus futbolistas un descanso. “Es importante para la mente, no para las piernas”, explicó el entrenador que a sí mismo no se dio un respiro. En vez de ello se presentó ante los medios de comunicación en la sala de prensa del Bayern y atendió las preguntas de los periodistas. “Yo no corro durante los partidos, por eso no tengo muchos problemas. Además, yo ya descansé en Nueva York”.

Guardiola no teme que sus jugadores vayan a aflojar su rendimiento, aunque eso es algo que después de un partido en la Champions League “no es fácil”, explicó. “Pero cuando juegas para el Bayern debes acostumbrarte a a ello, y los jugadores lo saben y lo hacen”. Eso también aplica para el entrenador, que está muy contento con la situación y no oculta su satisfacción: “soy el entrenador del Bayern, y es un sueño poder ganar algo con el club que desde el principio me ha respaldado tanto”.

Seguir mejorando

Y el sueño vive. Después del 2-0 en Londres no solo están a la vista los títulos de la Bundesliga y la Copa Alemana. También en Europa se marcha por buen camino rumbo a, por lo menos, los cuartos de final. “En los primeros siete minutos tuvimos problemas, pero después controlamos el partido” repasó Guardiola y aprovechó para elogiar a su equipo.

El entrenador aclaró que “los jugadores comprenden cada día mejor los mecanismos y nuestras ideas. Cada día hablamos de lo que hacemos bien y de lo que no hacemos bien, por eso es normal que nos vayamos entendiendo cada vez más”. El español está seguro que “podemos mejorar a un nivel más alto”. Claro, con la mente libre.