presentada por
Menú
Con mucha inteligencia

“Pasamos de forma merecida”

¿Se repite la historia? En el Allianz Arena no, pese a que sobre el estadio aún se cernía la sombra de lo sucedido el año pasado. Casi en la misma fecha, en el 2013, el Bayern tuvo que temblar hasta el pitazo final para confirmar su paso a los cuartos de final de la Champions League. ¿Y esta vez? Otra vez en octavos de final, otra vez el Arsenal, otra vez dos goles de diferencia a favor. ¡Pero no se tembló! “El paso a la siguiente ronda nunca estuvo en peligro. Una gran presentación” resumió Thomas Müller el 1-1 (0-0).

14-7 disparos al arco, 27-11 centros, 67 por ciento de posesión del balón. Las estadísticas documentan la superioridad del Bayern sobre el tercero de la Premiere League. “Lo hicimos muy bien” dijo Arjen Robben. Manuel Neuer, por su parte, afirmó: “viendo los dos partidos pasamos de forma merecida y podemos estar satisfechos”. El propio Arsene Wenger, entrenador del Arsenal, reconoció que su equipo, que tenía que remontar una desventaja de dos goles, “no logró someter a presión” al rival.

Pep Guardiola, en cambio, se marchó del Allianz Arena “muy satisfecho”. El concepto del entrenador del Bayern, de no permitirle al Arsenal desarrollar su juego de contragolpe a partir de la perdida del balón, funcionó. “Queríamos controlar el partido y lo logramos. Conseguimos disminuir los errores y jugamos inteligentemente a un gran nivel. Solo el gol, que debió haber sido pitado como falta, y no pasó nada más. Todo muy bien”.

“Sin grandes problemas”

“No permitimos nada, creamos, pero no anotamos” analizó Robben el dominio muniqués al que solo le faltó la recompensa. “Llegamos a la línea final sin concretar el último pase” dijo Guardiola. En el minuto 54 Bastian Schweinsteiger anotó el esperado gol.

De la nada, tres minutos más tarde, llegó el empate a través de Lukas Podolski, quien robó un balón de forma poco limpia. “Estamos en carrera y allí cualquier roce es suficiente para perder el equilibrio. Y eso fue lo que pasó”, reportó Philipp Lahm.

Aún así, el empate “dolió un poco” relató Thomas Müller. El Arsenal recuperó las esperanzas y el partido alcanzó un relativo equilibrio. “Eso es nomal” contó Guardiola, “después del 1-1 tuvimos 15 minutos con un par de problemas, pero no fueron grandes”.

Primero Leverkusen, después el sorteo

Atrás el Bayern no permitió casi ningún disparo a puerta de los Gunners, adelante creó un par de opciones de gol. La mejor la tuvo Müller, quien falló un penalti cuando el partido agonizaba. “tenía que cobrarlo mejor, el arquero se movió tarde, yo quería poner el balón a la derecha pero no lo conseguí”.

Pero el Bayern se pudo dar el lujo de cometer este fallo. Ahora les espera conocer el rival de cuartos de final que le deparará el sorteo del próximo 21 de marzo, donde “estarán ocho equipos muy fuertes” según lo anunciado por Robben. Pero antes de ello el equipo tiene que enfrentar este sábado en la Bundesliga, en casa, al Leverkusen: “ese es uno de los rivales a los que no les hemos ganado esta temporada” recordó Toni Kroos. Aquí la historia tampoco debe repetirse.