presentada por
Menú
"Un súper-equipo"

Bayern disfruta el pase a la semifinal

Ni el gol en contra, ni la presión, ni el desespero ingles, ni los escollos que puso el Manchester United. No hubo qué pudiera detener al Bayern. “Nuestro equipo jugó un gran partido” dijo Karl-Heinz Rummenigge luego del duelo contra el campeón de la Premiere League del miércoles en el Allianz Arena. Gracias a una victoria (3-1) y el empate fuera de casa (1-1), el Bayern llegó “merecidamente” a la semifinal de la Champions League, por tercera vez consecutiva. El sueño de defender el título sigue vivo. “Estamos felices de mantenernos en carrera” se alegró Rummenigge.

Real Madrid, Atlético Madrid, o Chelsea. Esos son los nombres de los posibles rivales que le puede deparar al Bayern el sorteo de la semifinal. “Da lo mismo contra quién nos toca, nuestra meta es llegar a la final en Lisboa, tenemos la oportunidad de lograrlo y la aprovecharemos” subrayó Rummenigge.

“Muy, muy feliz” y “muy, muy orgulloso”, estaba Pep Guardiola de su equipo al sonar el pitazo final. “Estos jugadores son grandiosos. Somos campeones de Alemania y estamos en semifinal de la Champions League, dijo el entrenador que en el quinto año de su carrera lleva por quinta vez a un equipo a esa instancia de la competencia. “Esta es la parte más bonita de la temporada”.

Solo 69 segundos

Mattias Sammer también repartió elogios: “el equipo rindió extraordinariamente, eso hay que decirlo”. Después del tempranero título de la Bundesliga es lógico que falten “un dos o tres por ciento”. Pero en la Champions League el equipo volvió a poner la vara muy alta y “ya se notaba en el entrenamiento que algo grande vendría”.

El defensor del título no se dejó confundir por el sorpresivo gol de la ventaja del manchester United, conseguido por Patrice Evra en el minuto 57, y solo 69 segundos más tarde, a través de Mario Mandzukic, anotó el empate. Una reacción “fantástica” según Sammer y Rummenigge. “El gol en contra nos picó y molestó, y el equipo reaccionó ejemplarmente” reveló Thomas Müller. “El empate fue importante, de lo contrario hubiéramos empezado a pensar sobre qué pasaría sí... Pero para eso no hubo tiempo” contó el capitán Philipp Lahm.

En apenas 15 minutos se anotaron otros dos goles: Müler (minuto 68) y Arjen Robben (minuto 76). Ellos confirmaron el paso a la semifinal. “En la cancha se sintió que nos tenemos confianza” amplió David Alaba. Guardiola habló del “gran corazón” de sus jugadores y Müller lo precisó aún más: “somos simplemente un súper-equipo, eso se nota en momentos como ese”.

“Disfrutamos el momento”

“En ambos partidos corrimos mucho” contó el delantero, que explicó que en Múnich también “fue un pequeño juego de balonmano”. El mejor jugador del partido, Arjen Robben, definió así el duelo: “jugamos contra una pared, entonces te toca intentarlo una y otra vez hasta que al final entras. Ahora sólo nos queda un rival antes de llegar a Lisboa”.

Al mediodía del viernes el Bayern sabrá quién es, y el sábado llega otro gran partido en la Bundesliga, cuyo título ya está asegurado. Pero sobre esas cosas los jugadores no querían pensar demasiado en la noche del miércoles, porque, de acuerdo a lo expresado por Müller, “queremos disfrutar el momento, y después miraremos hacia Dortmund”.