presentada por
Menú
“Los pies en el suelo”

El Bayern aprende y pasa página

Corría el minuto 81 de partido en el Allianz Arena cuando la grada comenzó a entontar: “Estamos orgullosos de nuestro equipo” . En esos momentos, el cuadro muniqués caía 0-3 ante el Real Madrid en el duelo de vuelta de la Champions League. Lisboa era ya un sueño inalcanzable. Al final, el Bayern acabó perdiendo 0-4  (0-3), la derrota más holgada en casa de su historia en la Copa de Europa. El buen ambiente.

“He de darle las gracias a los aficionados. Han trabajado muy bien y nos han apoyado genialmente”, resaltó Karl-Heinz Rummenigge. No le faltaba razón al directivo muniqués, pues los 68.000 espectadores no sólo recibieron a los equipos con un mural espectacular, sino que además animaron a los suyos durante los 90 minutos. “Desafortunadamente no supimos aprovechar ese apoyo. Pusimos muy poca pasión en la balanza como para crearle problemas al rival”, añadió  Rummenigge.

Poco dominio

“Jugar al ataque, hacer nuestro juego y marcar goles”, esa fue la receta propuesta por Robben tras la ida para lograr la cuarta clasificación a la final del Bayern en los 5 últimos años. Pero desafortunadamente no fue así. “Teníamos muchas esperanzas puestas. El ambiente fue fantástico, los aficionados nos apoyó todo el tiempo. Atacamos desde el primer minuto, luego encajamos dos goles en contra. Entonces sabes que ya estás fuera”, explicó un decepcionado Robben tras el choque.

A diferencia de la ida, el Bayern no mostró su tradicional dominio en casa. “El motivo por el que perdimo es porque no tuvimos la posesión del balón”, analizó el técnico Pep Guardiola. “Si ante los buenos jugadores del Real Madrid no tienes el control del partido, no te queda ninguna opción”, subrayó un entrenador español que no dudó en asumir la responsabilidad de la dura derrota. “Hoy solo tuvimos muy pocas ocasiones. Hemos jugado mal, es mis responsabilidad. Me equivoqué.”

“Una decepción enorme”

Sergio Ramos despertó a los aficionados muniqueses del sueño lisboeta con 2 goles de cabeza en 4 minutos (16´/20´). “Entonces te quedas ahí pensando, ¿qué pasa aquí?”, de esa manera tan gráfica describió Thomas Müller el doblete del central del Madrid. Posteriormente Cristiano Ronaldo (34´/89´) pondría fin a la andadura del Bayern este año en la Champions. “0-4 en casa es durísimo. Se trata de una decepción enorme”, reconoció Robben.

“ Hoy nos mostraron nuestros límites. No nos dieron opciones en ataque y nos metieron en muchos problemas en defensa con sus rapidísimos jugadores. El Real Madrid es en estos momentos un grandísimo equipo”, expresó Rummenigge.  En la misma línea se mostró Matthias Sammer: “El Real Madrid se ha merecido pasar en ambos partidos. En estas situaciones hay que darles la enhorabuena y reconocer que perdimos merecidamente. No nos gusta perder, pero debemos aceptar que hoy otros fueron mejores.”

Próximo objetivo: la copa

Tras 38 partidos consecutivos en la Champions League, el Bayern verá la gran final del 24 de mayo desde casa. “Hemos jugado la final en 3 ocasiones en los últimos 5 años, disputamos 4 semifinales además. Lo siento, sigo estando orgulloso de mi equipo”, recordó Robben. También Thomas Müller propuso “mantener los pies en el suelo. Hemos saboreado muchos éxitos en el último año y medio, ahora hemos recibido un revés. No nos vamos a encerrar tres semanas en casa. Se trataba de una semifinal de la Champions League además.”

La plantilla ha asumido la derrota y quiere pasar página. Realmente no queda mucho tiempo para “lamer las heridas” (Rummenigge). “Ahora tenemos que recomponernos”, advirtió Sammer. El director deportivo quiere que los suyos hagan “dos buenos partidos” en la Bundesliga ante el Hamburgo y el Stuttgart, y preparen así la final copera del próximo 17 de mayo ante el Borussia Dortmund. “Queremos ganar el título, para hacer de una buena temporada una muy buena.“