presentada por
Menú
“No hay nada decidido“

El Bayern regresa de Madrid con confianza

Thomas Müller – aplausos. Arjen Robben – aplausos. Pep Guardiola – aplausos. El recibimiento dado a la plantilla por los asistentes a la cena pospartido fue un bálsamo para el Bayern. Tras el 1-0 encajado en el duelo de ida de las semifinales de la Champions League, la expedición muniquesa prepara ya el partido de la vuelta, que se disputará el próximo martes en Múnich.

“El 1-0, naturalmente, no es un resultado deseado, pero en ningún caso diré que no es corregible”, aseguró Karl-Heinz Rummenigge poco después de la medianoche. Durante su tradicional discurso pospartido, el directo hizo especial hincapié en el equipo: “No estéis tristes chicosUna derrota nunca es buena. Pero lo que vale en la derrota es la reacción, ¡y el próximo martes vais a reaccionar.“

Un Bayern dominante

A la cena asistieron 430 invitados, entre otros el vicepresidente del Bayern Karl Hopfner, Dr. Edmund Stoiber, así como el excampeón olímpico Matthias Steiner. Rummenigge continuó analizando en su discurso ul partido que describió como “increíblemente interesante, emocional y muy intenso”. Por su parte, el director deportivo Matthias Sammer aprovechó la ocasión para resaltar el juego de los suyos: “Creo que ningún equipo del Bayern había dominado al Real Madrid aquí en el Bernabéu como hicimos nosotros hoy.”

Guardiola afirmó sentirse “muy muy orgulloso” de su equipo. “Hemos jugado muy bien, con valentía. A la mayoría les entra el miedo en el Bernabéu, nosotros no tuvimos miedo.” 64% de posesión, , 16 disparos a puerta por 9 del contrario, 31 centros al área (13 del Madrid), 15 saques de esquina (sólo 3 de los locales), esa fueron las estadísticas muniquesas al finalizar un encuentro que, pese al dominio visitante, terminó con un 1-0 a favor de los locales en el marcador.

“Sólo nos faltó un gol”

“ Lo intentamos todo. Sólo nos faltó un gol“, así resumió Robben el “feo resultado” (Manuel Neuer) cosechado en Madrid. El Bayern marcó el tempo del partido, pero “el último pase, el último centro, la última acción” no fueron los suficientemente precisas (Guardiola). El Real Madrid apostó por salir a la contra y obtuvo premio en el minuto 19 con el único tanto del partido, obra de Benzema. “El Madrid es el mejor equipo a la contra del mundo. Resulta muy complicado controlarla”, explicó Guardiola. “En el gol se pudo ver, pierdes el balón, dos o tres pases y el balón acaba en la portería. Es un equipo muy peligroso”, aseguró Robben.

El equipo de Guardiola tendrá que controlar esa calidad del Real Madrid, especialmente de Cristiano Ronaldo,  e intentar “rematar sin piedad” (Sammer) en el duelo de vuelta. Pero con la ayuda de los espectadores del Allianz Arena, la plantilla del Bayern confía en la remontada. “No hay nada decidido, queremos lograrlo con nuestros aficionados”, subrayó Neuer.

“Una caldera”

Robben propuso “mantener la tranquilidad y ser positivos”. El holandés informó que la plantilla lo comentó de inmediato en el vestuario: “Se notó en el ambiente, todos sabemos que aún es posible.“ Su compañero Müller añadió : “No se ha perdido nada. Un 1-0 es remontable.” En la misma línea se mostró Lahm: “Disponemos de la calidad suficiente como para ganar en casa con 2 goles de diferencia.”

Una confianza que comparte Rummenigge: “estaba en el palco de honor y los responsables del Real Madrid no me dieron la impresión de estabar contentos. Saben lo que les espera el martes en Múnich. El partido de Dortmund fue agradable en comparación con lo que les espera la próxima semana. Les mostraremos que el Bayern de Múnich atesora una calidad en casa que les recordará un poco a un infierno.” El martes, en el Allianz Arena, les espera “una caldera”, los aplausos sonaron durante varios minutos en el salón del hotel de concentración.