presentada por
Menú
"Una derecha de risa"

Robben: “alguna vez entrará...”

Fue otra de esas noches que tanto le gustan, de esas por las que Arjen Robben trabaja tan duro, para las cuales se levanta tan temprano cada día, una de esas noches para las que él vive. “Me divierte tanto, esos son los partidos por los cuales juegas al fútbol” declaró el volante ofensivo del Bayern en la noche del miércoles en el Allianz Arena, donde sirvió un pase de gol, el del 2-1, y anotó el definitivo 3-1 que selló el paso a la semifinal de la Champions League. El holandés, como en Manchester, fue designado por la UEFA como el mejor jugador del partido.

Y es que se puede confiar en Arjen Robben sin importar si se juega en los cuartos de final de la Champions League, en la primera ronda de la Copa Alemana contra un rival modesto. Él siempre cumple, siempre tiene ganas. Así sucedió también el miércoles ante el Manchester United, cuando Robben, incansable, lideró los ataques: “tienes que jugar así, agresivo, siempre hacía adelante, buscando el gol con mucha convicción. Entonces alguna vez va a entrar”.

Así sucede con frecuencia cuando Robben se pone los botines del Bayern en la Champions League, donde en los últimos 11 partidos suyos ha participado en 12 goles (7 como anotador, 5 como asistente). ¡Impresionante! Y 12 de sus 16 goles en la Champions League para el Bayern los ha anotado en los partidos de eliminación directa. Y contra el Manchester United las estadísticas registraron su participación en 10 disparos al arco, otro comprobante de su gran voluntad.

En plena forma

A sus 30 años el holandés está en la mejor forma física de su carrera. Robben no necesitó la alarma del 0-1 en contra para despertar; durante todo el partido rindió a gran nivel. “Sensacional cómo cada vez que Arjen tenía el balón, avanzaba y avanzaba y avanzaba”, reconoció Pep Guardiola. Su jugada individual del 3-1 fue una muy clásica suya: desde la derecha, a toda velocidad, hacia adentro para disparar con su pie izquierdo.

Menos normal fue la asistencia para el 2-1 cuando le sirvió el balón a Thomas Müller con su “débil” pie derecho. En la celebración del gol saludo en la tribuna a su colega sancionado Bastian Schweinsteiger.

“Él siempre se ríe de mi pierna derecha” contó Robben, quien a manera de diversión en el último entrenamiento antes del partido contra Manchester United, practicó lanzar centros con la diestra. El mensaje para Schweinsteiger fue claro: “aquí tienes una jugada con la pierna derecha”.