presentada por
Menú
Aplausos para Shaqiri

Con fuerzas renovadas para la semana de la final

Los vasos para lanzarse cerveza están limpios y guardados. En las calles de Múnich y en Marienplatz queda poco que recuerde a la gran fiesta del fin de semana. Y entre los jugadores del FC Bayern la concentración se ha impuesto al ánimo festivo. En la sobremesa del lunes, el campeón alemán más tempranero de todos los tiempos ha comenzado la preparación del último partido de esta temporada: la final de la copa en Berlín.

"Lo hemos celebrado como es debido" decía Manuel Neuer un día y medio después de los festejos, pero "sabemos que queda algo por hacer." Por ese motivo, los muniqueses usan este tiempo también para recobrar fuerzas para la misión del próximo sábado en la capital alemana. "Será un gran partido" comentaba el número 1 del Bayern, que acaba de prolongar su compromiso con el club hasta 2019, "es lo que esperamos".

Los jugadores del campeón bávaro también han podido congratularse de un par de reincorporaciones. Thiago y Xherdan Shaqiri volvieron a completar un entrenamiento con el equipo el lunes. "Estoy en plena forma para el partido" sentenció el suizo, que era recibido por sus compañero con una ovación. Thiago, que ante el VfB Stuttgart estuvo sentado en el banquillo, podría estar recuperado de su desgarro de ligamentos internos para Berlín y celebrar allí su regreso. El plantel se completa con Mario Götze, que el sábado faltó debido a unos problemas en el muslo, y Holger Badstuber.

'Deciden los matices'

Mientras que Bastian Schweinsteiger (irritación en el tendón rotuliano izquierdo, ver noticia al respecto) se entrenaba aparte en el centro de alto rendimiento, Philipp Lahm (problemas en el muslo) y Franck Rybéry (problemas en la espalda) completaban una sesión sobre la hierba con el preparador físico Andreas Kornmeyer. "Estoy mejorando muchísimo" decía Ribéry, "espero poder volver a entrenar con el equipo el martes o el miércoles, y poder viajar a Berlín."

Sobre todo porque el campeón del mundial de clubes tiene buenos recuerdos de la capital. "El pasado año ganamos la final de la copa, y a finales de marzo nos proclamamos campeones allí" recordaba Neuer. La fiesta en Berlín fue "bonita", dijo el portero de 28 años, "es lo que queremos volver a vivir el sábado." El portero sabe que es una tarea complicada, sobre todo porque se enfrentan dos equipos "a los que en los últimos dos años les han otorgado el título" como señalaba Neuer. Auguró que "los matices serán los que marquen la diferencia."