presentada por
Menú
Cierre de temporada contra Stuttgart

Primero ganar, después celebrar

Los planes de un entrenamiento a puerta cerrada se quedaron parqueados, Pep Guardiola no tiene nada que ocultar antes del último partido en la Bundesliga esta temporada contra el Stuttgart. Hasta la final de la Copa Alemana hay tiempo suficiente. La consigna ahora es disfrutar los 90 minutos del cierre del campeonato, la entrega de la ensaladera, el desfile por las calles de Múnich y la fiesta en el Marienplatz, en pleno centro de la ciudad.

 

Y por supuesto una ducha de cerveza, ¿cierto Pep? “Sé que esa es una gran tradición aquí”, dijo bien preparado el entrenador en la conferencia de prensa del viernes. “A mí me gustan las tradiciones, para mí no es problema. Si los jugadores quieren hacerlo, que lo hagan”, aseguró, y con una sonrisa maliciosa agregó “pero entonces no tendrán muchas opciones de jugar en Berlín”.

 

El ambiente antes de la celebración del título es, por supuesto, el mejor en el club. Guardiola sostuvo que por supuesto se está pensando en el partido de final de la Copa Alemana contra el Dortmund, pero aclaró que una temporada tan especial en la Bundesliga debe celebrarse sin demasiadas reservas. “Fue un camino largo, estoy muy orgulloso de todo el club, no solo del equipo”.

 

Ya a finales de marzo, en Berlín, el Bayern había conquistado el campeonato alemán, tan temprano como ningún otro equipo antes en la historia de la Bundesliga. “Es el título más bello e importante” comentó Guardiola, y Karl-Heinz Rummenigge habló de una “extraordinaria” temporada que “queremos cerrar así como la abrimos en agosto, como le corresponde a un campeón: con una victoria”.

 

Lahm y Götze golpeados 

Tres puntos en la despedida le permitirían al Bayern viajar con mejores sensaciones a Berlín el próximo jueves. Con quiénes puede contar el entrenador este sábado contra el Stuttgart es algo que no está claro. Franck Ribéry (problemas de espalda), Jerome Boateng (sanción), Thiago y Xherdan Shaquiri (en recuperación), serán bajas definitivas. En los casos de Philipp Lahm y Mario Götze, ambos golpeados, se decidirá el mismo sábado si pueden jugar o no.

Para Holger Badstuber, en cambio, parece haber terminado una larga espera acompañada de muchas dolencias y trabajo. El defensor central, que sufrió una doble ruptura de ligamentos cruzados, está a poco de regresar a la convocatoria. “Me alegro por él, pero no quiero correr ningún riesgo”, contó Guardiola sobre el internacional alemán que jugó su último partido con el Bayern el 2 de diciembre del 2012.

Las condiciones para su regreso no podrían ser mejores. “Queremos celebrar todos juntos como campeones” anunció Rummenige. Guardiola calificó el sábado como “un buen día para visitar el Allianz Arena. Para mucha gente es un título más, para mí es mi primer gran título con el Bayern, por eso quiero mañana disfrutar. Aproximadamente a las 17:30 horas el capitán Philipp Lahm recibirá la ensaladera de campeón y el estadio la saludará gritando “¡bienvenida a casa!”.