presentada por
Menú
Recibimiento en el aeropuerto

Los campeones del mundo del Bayern vuelven a Múnich

¡Nuestros héroes del Mundial han vuelto! Philipp Lahm, Bastian Schweinsteiger, Manuel Neuer, Thomas Müller y Toni Kroos regresaron a Múnich este martes por la tarde. Los jugadores fueron oficialmente recibidos por, entre otros, el presidente bávaro Horst Seehofer y la directiva al completo del Bayern de Múnich. Mario Götze y Jérôme Boateng no estuvieron en la recepción pues volaron desde Berlín a sus destinos vacacionales.

“Los jugadores deben disfrutarlo, han tenido un rendimiento excepcional“, comentó Matthias Sammer. El vuelo chárter de Lufthansa que transportó a los jugadores fue recibido por varios coches de bomberos, que realizaron un arco de agua en la pista del aeropuerto. Además, los internacionales del Bayern descendieron del avión al ritmo de la música tradicional bávara.

Kroos y Schweinsteiger, quien incluso llegó a besar el suelo muniqués, fueron los primeros en descender por la escalera. Müller, Lahm, Neuer y el doctor del Bayern y de la selección alemana, Hans-Wilhelm Müller-Wohlfahrt, les siguieron. “He alcanzado el máximo nivel de orgullo. Los jugadores del Bayern se mostraron en el mejor nivel de sus vidas. Su mentalidad, su entrega fue increíble”, aseguró Seehofer.

“Los colores del Bayern representados perfectamente”

“También ha sido un buen mundial para el Bayern. Todos mostraron un gran rendimiento, no sólo los 7 internacionales alemanes.Los colores del Bayern fueron representados perfectamente”, subrayó Rummenigge.

Alemania celebró esta mañana en Berlín el título mundial. Más de medio millón de aficionados acompañaron a los jugadores en la Puerta de Brandenburgo durante la celebración. “Es increíble el recibimiento que nos ha brindado la gente”, reconoció un emocionado Schweinsteiger.

“Por fin tenemos el título aquí”, gritó el segundo capitán a los aficionados desde el escenario. Schweinsteiger y Lahm fueron los encargados de portar la copa en la llegada de la selección al aeropuerto de Tegel. “Una sensación indescriptible”, expresó el capitán a los medios poco antes de comenzar unas más que merecidas vacaciones.